Un montón de dones

Si estuvieras en mi lugar
6 diciembre 2017
Tesoro guardado
7 diciembre 2017

Un montón de dones

Lectura: Efesios 1:15 – 23

“No ceso de dar gracias por vosotros, haciendo memoria de vosotros en mis oraciones.” v.16

Dios tiene un montón de cosas para darnos: dones, es decir, dádivas, regalos o bendiciones. Efectivamente, nuestro Padre Celestial tiene muchos dones para nosotros; y aunque es verdad que la sanidad y la bendición económica – no para ser ricos, pero sí para no tener escasez – se incluyen entre esos dones, los mismos son eminentemente espirituales.

El apóstol Pablo, en conocimiento de la fe y el amor – también dones – de los cristianos de Éfeso, les cuenta acerca de qué pide en oración para ellos. Un verdadero catálogo de virtudes espirituales que el gran caudillo de la iglesia primitiva anhelaba ver manifiestas en cada discípulo: espíritu de sabiduría y de revelación; conocimiento de Jesucristo, y entendimiento que permita comprender cabalmente la naturaleza de la esperanza a la cual los creyentes han sido llamados, comprender también la dimensión de su herencia espiritual – las riquezas de gloria – y asimismo comprender la grandeza del poder de Dios, el mismo poder que resucitó a Cristo, lo ascendió a los cielos, le dio señorío sobre todas las cosas – señorío que aunque al presente no parezca tal, aceptamos por la fe – y lo puso como cabeza de la Iglesia.

En el conocimiento y la comprensión cabal de estas preciosas bendiciones, cada creyente debe – debemos – andar, unidos como miembros de esa iglesia cuya cabeza es Jesucristo, buscando participar de la vida de Dios, y también, pese a los problemas, de la vida de la iglesia. Porque fe y amor son el principio; debemos crecer en lo demás.

Álvaro Pandiani, Uruguay

Busca los dones que te hacen crecer espiritualmente
Meditación publicada en el libro devocional de RTM Alimento para el Alma – volumen 15, para conseguir una copia de la edición impresa visítenos en Soriano 1335 (Montevideo, Uruguay) o en su librería cristiana más cercana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *