Caballos de Troya

Dame de beber
14 febrero 2018
¿Dios nos abandona?
16 febrero 2018

Caballos de Troya


Lectura: 2 Corintios 2:10-11

“…para que no nos gane Satanás; pues no ignoramos sus maquinaciones” v.11

La mitología griega cuenta de “El caballo de Troya”. Aunque mítico, también se considera que sí existió realmente. El mismo era un artilugio con forma de enorme caballo de madera, usado en la historia de la Guerra de Troya por los griegos como estrategia para introducirse en la ciudad fortificada de Troya. Los troyanos lo tomaron como signo de su victoria y lo llevaron dentro de los gigantescos muros, sin saber que en su interior se ocultaban varios soldados enemigos.
En la noche los guerreros salieron del caballo, mataron a los centinelas y abrieron las puertas de la ciudad para permitir la entrada del ejército griego, cosa que provocó la caída definitiva de Troya.

En el mundo espiritual, los que andamos en la fe de Jesucristo también podemos ser víctimas de algún tipo de engaño para hacernos caer. Razón por la que el apóstol Pedro nos alerta, pues el engañador (el diablo) “anda al acecho como león rugiente, buscando a quien devorar”; y para esto, de la misma manera como los griegos usaron aquel ingenioso equino, el susodicho puede usar igualmente cualquier tipo de artimaña para hacernos caer: una atracción engañosa, una falsa doctrina, una secta, una oferta muy tentadora de cualquier tipo, una atrayente oportunidad para prosperar rápidamente, o cualquier otro “artificio” con que pueda hacernos caer. Y para que estemos atentos a esos “caballos de Troya”, el apóstol Pablo nos exhorta a que no ignoremos que el engañador puede maquinar cualquier tipo de ardid para que caigamos en él.

Hernán Díaz Castro, Venezuela

Estemos atentos a los caballos de Troya del engañador
Meditación publicada en el libro devocional de RTM Alimento para el Alma – volumen 16, para conseguir una copia de la edición impresa visítenos en Soriano 1335 (Montevideo, Uruguay) o en su librería cristiana más cercana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *