¿Dios nos abandona?

Caballos de Troya
15 febrero 2018
Romanos – 1
18 febrero 2018

¿Dios nos abandona?

Lectura: Santiago 1:2-8

“Tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas”

Uno de los versículos que más llamó mi atención durante la adolescencia fue Mateo 27:46, en el cual Jesús, crucificado, lleno de angustia y dolor, dice “Dios mío, ¿por qué me has desamparado?”. Aunque este caso es particular y tiene una explicación teológica profunda, nos sirve de puntapié inicial para reflexionar… ¿Dios nos abandona? ¿Nos hemos sentido solos? No hay nada más desesperante que sentirse solo.

En una oportunidad, yendo a un campamento en mi auto, tomé la ruta equivocada y perdí el rumbo. Me alejé varios kilómetros. Mi celular había perdido señal y no tenía gps. Buscaba alguien que me guiara. No encontraba a nadie. Me sentía realmente solo y eso me desesperaba, me daba pánico. Cuando nos encontramos en medio de una prueba o de una situación límite, rogamos a Dios que nos de consuelo, paz, fortaleza, etc.
Pero qué pasa cuando no encontramos respuestas? En la película Dios no está muerto 2, el personaje principal (una profesora de nivel intermedio) ora con fervor ante un conflicto en el que se ve involucrada. Al no encontrar una respuesta inmediata de parte de Dios, comienza a sentirse desamparada. Aquí es donde aparece la frase que más me impactó de la película. El abuelo de la profesora le dice “vos como profesora bien sabés que durante los exámenes el maestro permanece callado”. Aunque esto no aplica en todos los casos, es interesante la analogía que presenta la escena.

Dios nunca nos abandona, solo permanece expectante cuando pasamos por una prueba, porque de otra manera nuestro crecimiento sería nulo; perderíamos la oportunidad de madurar.

Matías Ocampo, Argentina

Dios nos acompaña en la prueba, nunca abandona
Meditación publicada en el libro devocional de RTM Alimento para el Alma – volumen 16, para conseguir una copia de la edición impresa visítenos en Soriano 1335 (Montevideo, Uruguay) o en su librería cristiana más cercana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *