El reloj de Dios

Las ventajas de ser invisible
27 febrero 2018
Sé como el Maestro – Curso de Educación Cristiana
28 febrero 2018

El reloj de Dios

Lectura: Eclesiastés 3:1-15

“Todo tiene su tiempo… Tiempo de nacer, y tiempo de morir…” v.1-2

Según Wikipedia, “el reloj es el instrumento capaz de medir el tiempo natural (días, años, fases lunares, etc.) en unidades convencionales (horas, minutos o segundos). Fundamentalmente permite conocer la hora actual, aunque puede tener otras funciones, como medir la duración de un suceso o activar una señal en cierta hora específica” A nosotros nos corresponde mantenerlo con la hora correcta para que nos ayude a llegar a tiempo a nuestros compromisos, si somos responsables.

Tomar el tiempo como factor importante nos lleva a ser vigilantes. En nuestra cultura colombiana retrasarnos es algo muy común, aunque no aplica para vacaciones o paseos.

Existiera un reloj con alarma que avisara cuando sería el tiempo exacto para conseguir un trabajo, casarnos, tener familia, o partir hacia la eternidad; que pudiéramos atrasarlo o adelantarlo para obviar algunos asuntos; pero ese reloj no existe. Es verdad que todos estos acontecimientos tienen su tiempo, pero solo Dios lo sabe; debemos dejarnos guiar por él, quien conoce el tiempo justo y propicio para nuestra vida, recordemos que Él “todo lo hizo hermosos en su tiempo”

Dios es eterno, pero tiene el reloj del tiempo sobre nuestros días, tenemos que estar preparados porque nadie sabe el día ni la hora, cuando Dios decida detener nuestro reloj. En nuestro tiempo espiritual dependemos simplemente de Dios, no hay nada que podamos hacer para alargar nuestros días. El día que Dios decida parar nuestro reloj así se hará y nadie lo podrá impedir. “La muerte es un paso que no podemos eludir, es tan importante ajustarnos con la mente de Cristo para discernir los tiempos, del reloj de Dios.

Adán Chirivi Cornejo, Colombia

Tarde o temprano compareceremos ante el Creador
Meditación publicada en el libro devocional de RTM Alimento para el Alma – volumen 16, para conseguir una copia de la edición impresa visítenos en Soriano 1335 (Montevideo, Uruguay) o en su librería cristiana más cercana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *