La alegría de vivir

Romanos – 1
18 febrero 2018
Una esperanza verdadera
20 febrero 2018

La alegría de vivir

Lectura: Salmo 36:9

“Porque contigo está el manantial de la vida; en tu luz veremos la luz.”

A lo largo de los años he observado que el vivir con alegría es más una cuestión de actitud que de cualquier otra causa. He visto personas que aun habiendo experimentado muchas y varias formas de adversidad han conservado la alegría por la vida y las ganas de reír. Y he visto a otras que aun sin tantas adversidades, disfrutando de un buen pasar y varios privilegios, no han encontrado una satisfacción verdadera y han perdido la alegría.

David, el valiente rey de Israel que antes había sabido cuidar las ovejas de su padre, expresó con extraordinaria belleza una verdad que a todos nos puede conducir a la satisfacción plena, sean cuales sean las circunstancias por las que tengamos que atravesar: “En Dios está la fuente de la vida y su presencia alumbra cualquier oscuridad”.

Qué bueno es vivir en esta tierra, por momentos tan árida, con la seguridad de haber encontrado el manantial de la vida y poder recurrir a él en cualquier situación. Y qué diferente debería ser la actitud hacia la vida, de aquellos que acudimos diariamente a la luz que nos da luz.
El contacto diario e íntimo con el manantial debería transformarnos en personas llenas de propósitos y que contagian esperanza.

Evaluemos nuestra realidad frente a la verdad de la Palabra. Si nos llamamos cristianos pero nuestras vidas están secas y la oscuridad nos rodea, estamos a tiempo todavía de permitir que sea Dios la fuente que sacie nuestra necesidad y alumbre nuestro camino. Él espera que le busquemos con sincero corazón.
Hagámoslo ahora con humildad.

Nancy Rodríguez Antivero, Uruguay

Si quieres verdadera vida, acude a la verdadera fuente.
Meditación publicada en el libro devocional de RTM Alimento para el Alma – volumen 16, para conseguir una copia de la edición impresa visítenos en Soriano 1335 (Montevideo, Uruguay) o en su librería cristiana más cercana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *