La presencia renovadora

Elecciones
31 enero 2018
¿Nacer y nacer de nuevo?
2 febrero 2018

La presencia renovadora

Lectura: Juan 21:1-13

“Entonces aquel discípulo a quien Jesús amaba dijo a Pedro: ¡Es el Señor!” v.7

En la barca había siete discípulos de Jesús Habían estado pescando toda la noche infructuosamente y comenzaba a amanecer. Era la hora de volver a la orilla con la amargura del fracaso.
Inesperadamente una presencia en la playa les hace una indicación, echan nuevamente la red y sale colmada de peces. Se escucha entonces la exclamación de Juan que dice: ¡Es el Señor!
No lo había reconocido a la distancia ni había identificado el tono de su voz.

Cuando el Señor está presente todo cambia. Durante su ministerio muchos trataron de penetrar el misterio de Jesús. Simón el fariseo se preguntaba: ¿Quién es éste, que perdona pecados?; los discípulos estaban perplejos: ¿Quién es
éste, que aun el viento y el mar le obedecen? Los sabios judíos al traducir el Antiguo Testamento al griego tuvieron problemas con las cuatro consonantes impronunciables que designaban a Dios, entonces tradujeron “el Señor”. De allí que el término sea la definición más acabada de Jesús.
Porque cuando decimos que Jesucristo es el “Señor” estamos afirmando que es el creador de todas las cosas, el dueño absoluto de la creación, el que estableció los principios que deben gobernar nuestra vida. Reconocemos que Jesús es el maestro incomparable, el siervo abnegado, el pastor amoroso. Pero es mucho más, es el Señor de nuestra vida.
Aquella mañana la llegada del Señor hizo que todo cambiara, que el fracaso se convirtiera en triunfo, que el malhumor diera paso a la alegría, que la frustración se esfumara para que se hiciera presente la adoración. Porque donde está el Señor todo cambia, El sigue haciendo nuevas todas las cosas.

Salvador Dellutri, Argentina

Vivamos cada día dando honra al Señor de nuestra vida
Meditación publicada en el libro devocional de RTM Alimento para el Alma – volumen 16, para conseguir una copia de la edición impresa visítenos en Soriano 1335 (Montevideo, Uruguay) o en su librería cristiana más cercana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *