Sin excusas

Influencia del cristianismo en el arte – 3
20 febrero 2018
¡Encontré la vida!
22 febrero 2018

Sin excusas

Lectura: Éxodo 3:1 – 14

“Entonces Moisés respondió a Dios: ¿Quién soy yo para que vaya a Faraón…Y él respondió: Ve, porque yo estaré contigo…” vv.11-12

Jehová había apartado la vida de Moisés con un tremendo propósito. Desde el vientre de su madre, Él lo había guardado, lo libró de la muerte de entre su pueblo, incluso fue criado en forma especial. Después de haber pasado persecución, fue exiliado al desierto, preparándose y fortaleciéndose espiritualmente para ejecutar la gran misión que el Señor le iba a encomendar. Nunca se hubiera imaginado, a lo que el Señor le enviaría. Sin embargo, desde que se manifestó desde la zarza ardiendo en fuego, Jehová le dijo lo que iba a hacer, pero Moisés se rehusó, poniendo muchas excusas. Es absurdo poner resistencia, Él finalmente cumplirá siempre su perfecta voluntad, a pesar de nosotros.

De esta gran historia de la vida de Moisés, podemos rescatar tanta enseñanza para nuestras propias vidas: No puedes rehusarte cuando el Señor quiere usarte; ante Él no sirven las excusas, sino un corazón humillado y obediente que busque hacer su voluntad. Si el Señor te envía a una misión, nunca te enviará sólo, siempre estará contigo guiándote. A veces pasar por el desierto es necesario, el sufrimiento y la soledad nos llevan a meditar en el Señor, entregarnos en total dependencia a Él, orar y estrechar comunión más íntima, si realmente queremos conocer
su propósito para nuestra vida.

Cuando está en tu corazón el servir a Dios de alguna manera, hazlo. Él ha puesto eso en ti, y Él te guiará a servirle, sirviendo a otros y siendo de bendición, ya sea por medio de palabras o con acciones.

Luisa Canán, Paraguay

El Señor, Dios nuestro, nos guía siempre a su propósito eterno
Meditación publicada en el libro devocional de RTM Alimento para el Alma – volumen 16, para conseguir una copia de la edición impresa visítenos en Soriano 1335 (Montevideo, Uruguay) o en su librería cristiana más cercana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *