Una esperanza verdadera

La alegría de vivir
19 febrero 2018
Influencia del cristianismo en el arte – 3
20 febrero 2018

Una esperanza verdadera

Lectura: 1 Pedro 1:3 – 9

“…según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva.” v.3

La esperanza se puede definir como el deseo de algo bueno y la expectativa de recibir cosas y asuntos que deseamos con todo el corazón. Todos tenemos expectativas en cuanto al futuro, pero generalmente esas expectativas las solo atañen a lo terrenal, a cosas materiales y por lo tanto transitorias y limitadas al tiempo.

Cristo nos promete la “esperanza viva” de una herencia imperecedera en el cielo. Los deseos terrenales, temporales y perecederos en comparación a lo Dios tiene preparado para nosotros en el cielo, no tienen limite. En términos de la fe desde el punto de vista de Dios, El es nuestra verdadera seguridad y nuestra ancla firme y segura cuando las tormentas de la vida sean poco amigables.

Pero, ¿cómo podemos soportar los tiempos de prueba ahora cuando el cielo parece distante, cuando el dolor se presenta? ¿Y qué de las ocasiones cuando nuestra situación no mejora? Pedro nos dice que Dios está purificando nuestra fe, que resultará en gloria y alabanza cuando Cristo vuelva.

Cristo nos promete esperanza segura, no solo para la eternidad, sino también para esta vida. En esas ocasiones, cuando Dios no nos libra de las dificultades y sí las permite, podemos estar seguros de que Él está haciendo una obra mayor dentro de nosotros y saldremos adelante siendo mejores personas en todo sentido. Cuando finalmente lleguemos a nuestro hogar eterno, nos daremos cuenta del inmenso valor de la fe que el Señor produjo en nosotros mientras mantuvimos nuestra esperanza puesta en Él y en sus promesas en aquellos momentos en que parecía que no la había.

Gabriel Ibáñez, Chile

¡Pero sin fe, es imposible agradar a Dios!
Meditación publicada en el libro devocional de RTM Alimento para el Alma – volumen 16, para conseguir una copia de la edición impresa visítenos en Soriano 1335 (Montevideo, Uruguay) o en su librería cristiana más cercana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *