Malos pensamientos

Romanos – 3
4 marzo 2018
¿Comprando a Dios?
6 marzo 2018

Malos pensamientos

Lectura: Jeremías 29:11

“Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová”

Vivimos en una época compleja en la que abundan las preocupaciones, se multiplican los temores y nos asalta la inseguridad. Las compañías aseguradoras se llenan de clientes que buscan minimizar los posibles riesgos del futuro o prevenir catástrofes también futuras. El ser humano quiere anticiparse a todo e intenta que nada lo sorprenda desapercibido.
Pero lo cierto es que aun habiendo tantas ofertas para lograr la tranquilidad, el pánico se ha apoderado de la sociedad y uno de cada tres individuos sufre o sufrió alguna vez de ataques de pánico.
Cada vez es más común el uso de medicación para dormir o de ansiolíticos para soportar la presión de lo que se especula o se teme que pase. Y aunque nunca suceda, solo el pensarlo ya daña.

Muchas personas viven encarceladas por sus propios pensamientos y sentimientos de fracaso, desánimo y poca valía.
No es casualidad que la violencia y el maltrato se hayan generalizado en la sociedad cual una epidemia. Tampoco sorprende que entre los mayores de setenta años se registren las mayores tasas de suicidio y que sea la tercera causa de muerte entre los jóvenes de diez a veinticinco años. Pensamientos negativos recurrentes pueden infectar la mente y el corazón a cualquier edad. Se hace imprescindible y urgente entonces recordar, atesorar y comunicar lo que Dios nos dice en su Palabra: sus pensamientos hacia nosotros son para hacernos bien, para darnos paz y llevarnos a buen término. Solamente debemos confiar en Él e impregnarnos de los buenos pensamientos registrados en
su Palabra.

Nancy Rodríguez Antivero, Uruguay

Dios busca tu bien; no pienses el mal
Meditación publicada en el libro devocional de RTM Alimento para el Alma – volumen 16, para conseguir una copia de la edición impresa visítenos en Soriano 1335 (Montevideo, Uruguay) o en su librería cristiana más cercana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *