Su Paz

Dejemos que los niños sean niños
16 marzo 2018
Amor a toda prueba
20 marzo 2018

Su Paz

Lectura: Filipenses 4:4-9

“La paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús” v.7

Cada vez vemos con más frecuencia y más violencia, los ataques perpetrados por grupos terroristas en todo el mundo. Lo que mayormente veíamos en países de medio oriente, se está extendiendo a Europa y países del África, y no es de extrañarse que llegue más lejos aún.

Jesús ya en su tiempo había hablado que al acercarse el fin de los tiempos, aumentarían las guerras, y rumores de guerras. Desde los inicios de la humanidad, el hombre ha estado en guerras por diversos motivos, ya sea por ideologías, territorios, poder, y muchos otros motivos.

Sin embargo, debemos vivir confiados, y aferrados a que, sea lo que suceda, el Señor nos guardará, y aunque estemos en tribulación, su promesa de vida eterna es la mayor esperanza. Pero él también habló sobre la paz. La paz no es solamente ausencia de guerras, su PAZ, que sobrepasa todo entendimiento, va mucho más allá del estado político del país, viene del Espíritu a nuestro espíritu.

Nada tiene mayor valor que su paz a pesar las circunstancias. Y debemos aprender a vivir confiados, a dormir en paz, sabiendo que mañana, estará con nosotros ayudándonos a superar la adversidad. La paz en el hogar, también debe ser un reflejo de que andamos como a Él le agrada, esa paz es el resultado del perdón diario, de pasar por alto las ofensas, de sanidad interior, de la certeza que las pruebas pasajeras se irán resolviendo de su mano.

Pidamos al Señor por la paz en los países en conflicto, y más aún por paz en el corazón y en las familias.

Luisa Canán, Paraguay

Vivamos en espíritu de la paz que Cristo da.
Meditación publicada en el libro devocional de RTM Alimento para el Alma – volumen 16, para conseguir una copia de la edición impresa visítenos en Soriano 1335 (Montevideo, Uruguay) o en su librería cristiana más cercana.

1 Comment

  1. eduardojorrego dice:

    Ameeeeén…. Dios les bendiga!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *