¿Ser dioses?

Siempre presentes
28 mayo 2018
Unos tipos increíbles
29 mayo 2018

¿Ser dioses?

Una reflexión sobre la clonación

Por: Salvador Dellutri*

A comienzos del siglo XVI en el gueto judío de Praga, vivía el Rabino Loew, considerado un maestro de la Cábala. La leyenda cuenta que avanzó tanto en su perfeccionamiento espiritual e intelectual que llegó a insuflar vida a un muñeco de arcilla. Ayudado por su yerno y un sobrino, había modelado al que llamó golem. Para animarlo, le bastaba con escribir sobre la frente, en caracteres hebreos, la palabra vida.

El golem poseía una fuerza colosal y se convirtió en el defensor natural del gueto. Pero había un problema, el sábado era el día de reposo establecido en la ley de Moisés y toda la comunidad lo dedicaba a sus devociones, por lo cual, el rabino borraba de la frente del engendro la palabra vida y escribía muerte, con lo que el golem volvía a su estado original. Pasado el reposo, volvía a darle vida.

Un sábado, el rabino olvidó hacer el cambio y el golem pareció enloquecer. Fuera de control arremetió contra el gueto destruyendo aquello que debía proteger. Avisado el rabino del desborde, salió de la sinagoga y apresuradamente cambió la palabra y el golem volvió a ser un muñeco de arcilla. Pero esta vez, no lo revivió, advirtiendo a sus ayudantes:

No olvidéis esto que ha sucedido. Es una lección. Hasta el golem más perfecto, creado para protegernos, puede convertirse en una fuerza destructiva. Por lo tanto debemos manejar con mucha prudencia aquello que es fuerte, así como nos inclinamos con bondad y paciencia hacia lo que es débil. Todo tiene su tiempo y su lugar.

Los últimos adelantos científicos y técnicos en el campo de la genética abren la puerta a una nueva realidad perteneciente hasta ahora a la fantasía, pero que con rapidez se transformó en realidad.

En 1952, en Washington, clonaron huevos recién fecundados de ranas obteniendo renacuajos idénticos. Fue el comienzo del desarrollo de una técnica de fecundación que desembocó en la clonación de la oveja Dolly. Esto demuestra que es posible implementarlo con seres humanos, lo que abre el debate ético.

En el Parlamento Europeo, por primera vez en la historia, veinte países acordaron firmar un compromiso poniendo un límite ético a la investigación y la aplicación de la ciencia. Entre las recomendaciones, sostiene que el conocimiento genético solo puede utilizarse para “curar y no para crear”.

Adán y Eva perdieron el Edén por seguir los consejos de Satanás que los incitaba: “Seréis como dioses”. La vieja tentación sigue haciendo su efecto: creemos poder jugar a nuestro antojo con la vida como si fuéramos dioses. El aborto, la clonación humana, la eutanasia, los bancos de semen y óvulos, los embriones congelados, el alquiler de vientres no son avances sino retrocesos: son la consecuencia de un peligroso juego con la vida, a la que despojamos de sacralidad.

La soberbia que hizo fracasar a Adán y Eva, madre de todos los pecados, se instaló en el corazón del hombre. Llegamos al final de un largo camino que desemboca en una libertad que no reconoce límites, se transformó en un valor absoluto y termina por minar la dignidad y respeto que merece el ser humano como creación de Dios. Culmina un proceso de desacralización de nuestra cultura que fue apagando todos los fuegos sagrados para hallarse finalmente enfrentada a la densa oscuridad del sin sentido de la vida, la búsqueda del placer sin responsabilidad y un agobiante consumismo.

El profeta Isaías, setecientos años antes de Cristo, señaló el camino a la sociedad decadente de su tiempo diciendo:

Busquen al Señor mientras puedan encontrarlo, llámenlo mientras está cerca. Que el malvado deje su camino, que el perverso deje sus ideas; vuélvanse al Señor, y él tendrá compasión de ustedes.

Tanteando en la oscuridad busquemos a Dios. Todavía hay tiempo.

*Salvador Dellutri: Pastor, Profesor, Periodista, Conferencista y Escritor de libros como: “El mundo al que predicamos”, “En Primera Persona”, “Las Estaciones de la alegría”, “Hay que matar a Jesús”, “El desafío posmoderno”, “La aventura del pensamiento”, “La Fe y el sentido de la vida”, “Ética y Política”,  “En primera persona” entre otros. Produce dos programas de Radio Trans Mundial, “Tierra Firme” y “Los Grandes Temas”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *