Dolores de parto

Derrotando temores
18 junio 2018
Dame, hijo mío, tu dinero – 1
19 junio 2018

Dolores de parto

Lectura: 1ª Tesalonicenses 5:1-10

“…que cuando estén diciendo: “Paz y seguridad,” entonces la destrucción vendrá sobre ellos repentinamente, como dolores de parto…” v.3

Cuando escritores bíblicos como Jeremías, Isaías, Miqueas o Pablo quisieron dar una idea de aflicción y de dolor, lo hicieron comparando situaciones y circunstancias extremas con el dolor de parto. Es interesante, porque ninguno era mujer y sólo ellas tienen argumentos para hablar del asunto.

Son tiempos amargos, violentos, confusos. Desde este lado del hemisferio occidental todavía Dios nos permite respirar. Hay dolores como de parto en muchos corazones. La tierra llora, las madres gimen por sus hijos derribados, las esposas por sus maridos, el odio se acrecienta entre naciones, las guerras reemplazan la sonrisa de Dios, pero con todo, sigue existiendo una esperanza para este mundo caído, aunque el diablo siga en avivamiento con la ayuda incondicional de una buena parte de las criaturas de Dios.

Hay dolores de parto en todo el mundo, pero no tenemos certeza de la criatura que viene en camino. No hubo tiempo para “ultrasonidos”, así que no sabemos qué clase de miserias se avecinan. Como van las cosas, todo parece indicar que el alumbramiento no será bendición, ni traerá luz, sino más tinieblas, más hambre, más llanto de niños desamparados. El mundo aguarda por lo desconocido generando resoluciones y leyes y Dios todopoderoso observa atónito las asambleas donde se habla de paz, pero sólo después que desencadenó la guerra. Nadie busca el rostro de Dios. ¿Se habrán acabado los motivos para orar?

La oración no es un forcet para ayudar al alumbramiento en el parto; sino la voluntad de Dios para sus hijos. ¡Ora, sin cesar!

Faustino de Jesús Zamora Vargas, Cuba

¡Ora, constantemente!
Meditación publicada en el libro devocional de RTM Alimento para el Alma – volumen 16, para conseguir una copia de la edición impresa visítenos en Soriano 1335 (Montevideo, Uruguay) o en su librería cristiana más cercana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *