Princesas para Dios

Farenheit 451
27 junio 2018
Fe para vivir
29 junio 2018

Princesas para Dios

Lectura: 1 Pedro 3:1-7

“…dando honor a la mujer como a vaso frágil…” v.7

Una compañía norteamericana de productos de higiene personal y patrocinante del “miss Venezuela”, tiene varios comerciales promocionando sus productos con el siguiente slogan: “mises son todas”. Uno llamó mucho mi atención. Aquel en el que las damas cuando usan sus productos y pasan frente a una vidriera o espejo, reflejan la imagen de una reina con una corona en sus cabezas.

Me imaginé que así nuestro Dios, con sus maravillosos ojos espirituales, nos ve a nosotras sus hijas o princesas. Él nos identifica, ve en nosotras, no aquella corona, sino el sello de Su Santo Espíritu, que habita en nuestros corazones pues nuestro cuerpo es su templo (1ª. Corintios 6:19).

Nos ama, nos ve como su creación especial, frágil; que necesita su protección, cuidado, apoyo y buen trato. Si quien nos hizo, el Creador y dueño del mundo, nos trata con cariño y especialidad, también deben hacerlo todos quienes nos rodean.

Desde siempre ha existido el abuso y la violencia hacia la mujer. Aun hoy existe, incluso dentro de nuestro seno familiar, entre quienes dicen amarnos. Es abuso y violencia cuando alguien usa, trata como esclava, ignora, desconsidera, desobedece, engaña, hable mal o trate mal a su madre, esposa, hermana, tía, sobrina, compañera de trabajo o de estudio o a cualquiera mujer en su entorno.

No obstante, a veces nosotras lo permitimos y no nos damos el lugar que Dios quiere darnos. Hay quienes lo toleran o lo aguantan (equivocadamente) en nombre del amor o se sacrifican para surgir. Al final, solo se hacen dependientes.

Milagros Escalona, Venezuela

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *