Un grato olor

¿Por qué Jesús no habló sobre el ADN?
14 junio 2018
Cuidado de los ancianos – Honra a tus padres
15 junio 2018

Un grato olor

Lectura: 2 Corintios 2:14-16

“Porque para Dios somos grato olor de Cristo en los que se salvan, y en los que se pierden.” v.15

El sentido del olfato nos permite identificar el olor que tienen los elementos en la naturaleza. También percibimos aquellos que no son tan naturales. Como el de los inodoros, por ejemplo. Una característica de los olores es que se perciben desde lejos, y mientras el elemento emisor de dicho olor esté más impregnado del mismo se identificará mejor. Por esto es que aun estando lejos de la playa, desde lejos percibimos el olor del mar.

El apóstol Pablo dice que somos grato olor de Cristo. Claro, mientras más tiempo pasemos en la presencia de Dios más olor tendremos de Él. Esa es la razón por la que nos pareceremos a Cristo en la forma de sentir, de reaccionar, de hablar y de vivir.

En cambio los malos olores serían el resultado del pecado en nuestra vida. Es el olor de alguien que le cuesta ser humilde, que no tiene paz en su corazón sino amargura.

Cuando alguien comienza a caminar con Cristo cambia su manera de vivir y pronto comienza a percibirse el olor de Cristo en su vida. Cuando nos ocupamos del bien de los demás dejamos un olor agradable, no solo en la propia nariz, sino en la de los demás. Ese olor grato lo desprende una persona con Cristo reinando en su vida, el cual impregna todo a su paso. Algo muy parecido a la mujer que se pone su mejor perfume para salir, y que llama la atención con su agradable fragancia.

Hernán Díaz Castro, Venezuela

¡Que Cristo sea nuestro mejor perfume!
Meditación publicada en el libro devocional de RTM Alimento para el Alma – volumen 16, para conseguir una copia de la edición impresa visítenos en Soriano 1335 (Montevideo, Uruguay) o en su librería cristiana más cercana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *