Y Tú, ¿Pules Tu Corona?

Lecciones de vida
14 junio 2018
Comunicación, principal problema – 2
14 junio 2018

Y Tú, ¿Pules Tu Corona?

De la sección “Renovando el Espíritu” del programa “Los años no vienen solos”.

Escuche aquí el programa:

La presencia física de los abuelos en la vida de sus nietos es de una importancia pocas veces valorada. En la Biblia, los casos de, Jetro y sus nietos Jersón y Eliezer a su cuidado (Ex. 18:1-9), Noemí en la crianza de su nieto Obed (Rut 4:15-17) y Loida en la formación espiritual de Timoteo (2ª Tim. 1:5; 3:15), son un ejemplo a tener en cuenta.

Es un honor para un hombre vivir lo suficiente para ver a los hijos de sus hijos (Génesis 50:23; Salmo 128:6) y a su casa prosperando en los caminos de Dios, si los nietos se comportan con sus abuelos de acuerdo con la voluntad de Dios, son una corona que completa el bienestar de los ancianos en este mundo. También es un honor para los hijos tener padres piadosos y prudentes y verlos llegar a la ancianidad, mientras ellos mismos han crecido y se han establecido en la vida.

 “La corona del anciano son sus nietos; el orgullo de los hijos son sus padres.” Pr. 17:6

Parecería entonces que al llegar a la vejez, no tenemos más nada que hacer que recibir nuestras coronas, que son nuestros nietos. ¿Qué se hace con una corona? ¿Para qué sirve? Sin duda que reviste dignidad, y por eso supongo que querríamos admirarla.

¿Quiere decir que desempeñaremos un papel contemplativo con nuestros nietos, que son nuestra corona?

Bueno… hoy los vamos a invitar a pensar en algo más.

Una anciana cristiana compartió su propia experiencia de esta forma: “No quise, ni quiero, intervenir demasiado en la educación de mis nietos, para ello están sus padres, pero sí, ayudando en otras áreas he compartido con alegría  a Jesús con mis cinco nietos, y así, cada uno de ellos ha aceptado a Jesús como el Señor de su vida. Parafraseando la Biblia, dibujando  y escuchando historias, día a día trabajaba con mis nietos, hasta que cada uno, en su momento, invitó a Jesús a tomar el control de su vida. Esto fue después de algunas discusiones acerca de muchas preguntas que necesitaban respuesta. Así puse la más bella de las piedras preciosas en esa corona de la que habla Proverbios 17:6. Esa piedra es Jesucristo; de esa forma me convertí en un instrumento utilizado para la salvación de las almas de mis cinco nietos entre las edades de 10 a 16 años.¨

Guiar a sus nietos hasta llegar a Cristo debe haber sido una experiencia tremenda para esta abuela de 67 años, como podemos imaginar.  Pero ella logró esto porque no se sentó a contemplar la belleza de su corona ni a solamente disfrutar de ella, sino que, por el contrario, añadió algo que ella tenía, con sabiduría y amor  hizo lo mejor que un abuelo/ abuela puede hacer. Podemos desempeñar un papel clave en todas las etapas del camino de nuestros nietos, detectando esas partes en las que podemos ser valiosos para ellos.

¿No sabe  cómo hacer?, aquí están algunas ideas:

Póngase de rodillas

Si usted quiere llegar a ser un instrumento en las manos de Dios, lo primero que tiene que hacer es ponerse de rodillas y orar.  Interceda por sus nietos.  Pídale a Dios que le proporcione oportunidades para compartir el evangelio con ellos y  para ser un modelo de conducta cristiana.  La clave es dejar que Dios sepa que está disponible y con deseos de ser útil.

Sea un modelo positivo

Después de la oración, una de las maneras más seguras para obtener de sus nietos un interés por costumbres buenas está en usted, debe vivir de una manera que sea digna de imitar.  Esto significa algo más que simplemente ir a la iglesia.  Significa modelar el carácter de Cristo en medio de su amor, aliento y sabiduría.  Si usted vive de su fe, con el tiempo, sus nietos vendrán a ver que hay algo diferente en su vida.  Y usted puede confiar en sus jóvenes mentes inquisitivas que comenzarán a preguntarse  qué es y se lo preguntarán a usted.

Hable acerca de su fe

No sea tímido acerca de su fe cristiana, pero no seas agresivo con ella tampoco.  Busque oportunidades para volver las conversaciones con sus nietos de vuelta a Dios.  Por ejemplo, si está en una caminata en la naturaleza con sus nietos, utilice el esplendor de la creación para dirigir su atención hacia Aquel que lo hizo todo.  Los niños están buscando este tipo de orientación espiritual, así que no tenga miedo de dársela a ellos.

Equipe a sus nietos con recursos cristianos

Existen hoy en día, muchos recursos cristianos, excelentes, que ayudan a comunicar el evangelio a los niños, incluyendo libros, CDs, juegos y videos.  ¿Por qué no dar  algunos de estos recursos a sus nietos como regalos de fin de año, regalos de cumpleaños o como una simple acción? 

Esté disponible

No hay nada como estar allí.  Con tantas familias trabajando el doble en estos días, los padres a menudo no tienen tanto tiempo como les gustaría para  pasar con sus hijos.  Aquí es donde usted puede intervenir y ayudar a llenar el vacío:

– Ofrezca cuidar a sus nietos mientras sus padres trabajan.

– Hágase de sus nietos el fan número uno y apóyelos en sus eventos recreativos.

– Ofrezca su ayuda para apoyar las diversas actividades después de la escuela.  (Esta es una gran oportunidad para pasar un tiempo de calidad  uno-a-uno con sus nietos.).

– Haga cualquier cosa que se le ocurra para crear oportunidades para pasar tiempo con sus nietos: una merienda compartida, una tarde en la plaza, una noche de historias bíblicas antes de dormir.

Nunca se sabe cuándo estas oportunidades se convertirán en ocasiones improvisadas para compartir el Evangelio con sus nietos.  Esas experiencias compartidas le permitirán crear un vínculo muy cercano entre usted y sus nietos que les hará mucho más receptivos al conocimiento y vivencias de la Palabra de Dios cuando usted los comparta.

Usted que tiene nietos, ya sabe que se ha ganado una corona, pero ahora púlala, sáquele brillo, póngale engarces, para que cuando se presente a Dios, le entregue una corona resplandeciente, refulgente. No vale decir que no puedo porque estoy viejo… en Cristo cada edad tiene su oportunidad  y esta es la suya.

Desde su papel de abuelo, usted puede ser:

Un guía de sabiduría.
Un promotor de creatividad.
Un proveedor de amor y afecto.
Un refugio donde sus nietos puedan sentirse seguros.

Un instrumento que les lleve a Cristo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *