El hombre hidrópico

Un solo evangelio
17 julio 2018
Nuevos ídolos
20 julio 2018

El hombre hidrópico


Lectura: Lucas 14:1-6

“Entonces Jesús habló a los intérpretes de la ley y a los fariseos, diciendo: ¿Es lícito sanar en el día de reposo? Mas ellos callaron” vv. 3-4

Jesucristo fue invitado a comer a la casa de un gobernante fariseo un día de reposo. Estando allí, se encontró con un hombre hidrópico, es decir, una persona que sufría una enfermedad que produce mucha hinchazón por la atípica acumulación de líquido en tejidos y cavidades. Jesús al verlo, se llenó de compasión, le tomó de la mano, le sanó y luego lo despidió.

Es posible que alguna vez en tu andar diario, te hayas encontrado con personas que padecen de alguna necesidad física, emocional o espiritual; te pregunto: ¿cuál fue tu reacción?, ¿se pareció a la del Señor?, ¿sentiste compasión hasta el punto de prestarle atención, de acercarte, tocarla y de suplir su necesidad?
O simplemente le despediste sin hacer nada. Los cristianos estamos llamados a mostrar amor a las personas que están a nuestro alrededor y más, cuando se trata de un ser con discapacidad. No solo manifestarlo con nuestras palabras,
sino también con hechos. De esa manera verán a Dios a través de nosotros y les será más fácil creer en el Dador de la vida, de la salud y la provisión.

Nosotros somos esa voz de Dios aquí en la tierra que ellos necesitan escuchar; voz de consuelo, de ánimo, de fortaleza; que seamos esa mano extendida que les supla alguna de sus necesidades o simplemente esos brazos que los cubra, para hacerlos sentir que son aceptados y amados.

Arlene Cazorla de León, Venezuela

Señor ayúdanos hoy a seguir tu ejemplo ante una persona necesitada.
Meditación publicada en el libro devocional de RTM Alimento para el Alma – volumen 16, para conseguir una copia de la edición impresa visítenos en Soriano 1335 (Montevideo, Uruguay) o en su librería cristiana más cercana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *