Ore y no desmaye

Trasfondo cristiano en Nelson Mandela
24 julio 2018
La violencia de Dios – Parte 1
25 julio 2018

Ore y no desmaye

Lectura: Lucas 18:1-8

“¿Acaso Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman a él día y noche…?” v.7

¿Espera todavía una respuesta de parte del Señor a una oración? Entonces este mensaje es para usted: ore siempre y no desmaye. La viuda de la parábola representa a viudas, mujeres cabeza de
familia, pobres, personas que sufren injusticias ante los poderosos, y también a “los escogidos de Dios que claman a él día y noche”, pidiendo justicia o la respuesta a una oración aun no respondida. Es probable que en este tiempo usted esté preguntándole a Dios ¿Cuándo vas a contestar mi oración? Llevo meses orando por un trabajo, por la salvación de mi esposo, por una casa propia, por prosperidad económica, por la conversión de mis hijos, por la sanidad de mi enfermedad, por la transformación de mi carácter y no me has respondido.

Dios le dice: Ore y no desmaye. Al persistir en la oración ejercitamos los músculos de la fe y la paciencia, aprendemos que el tiempo de Dios es diferente al nuestro. “El Señor no retarda su promesa”.

La pregunta final del pasaje “Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿encontrará fe sobre la tierra?” nos conecta con la demanda principal de Jesús a sus discípulos: Orar sin desmayar
hasta su segunda venida, sin importar cuánto tiempo tome ésta, con la absoluta seguridad de que Dios cumplirá su Palabra. ¡Ore y no desmaye! Si su oración todavía no ha sido contestada es porque probablemente está todavía en la Sala de Espera de Dios. En contraste con el juez injusto de la historia, Dios sí escucha el clamor de sus escogidos y responde a sus oraciones en el tiempo oportuno.

Dionisio Orjuela R, Colombia

Espere y no desespere, ¡Dios sí responde!
Meditación publicada en el libro devocional de RTM Alimento para el Alma – volumen 16, para conseguir una copia de la edición impresa visítenos en Soriano 1335 (Montevideo, Uruguay) o en su librería cristiana más cercana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *