Falsos maestros

Pedro Páramo
22 agosto 2018
Compromiso
24 agosto 2018

Falsos maestros

Lectura: 2ª Pedro 2:1 – 10

“…habrá entre vosotros falsos maestros” v.1

Un hermano en la fe, africano, me contaba con tristeza y preocupación, como en su país, abundan iglesias, donde se realizan varias horas de culto, la mitad es para pedir dinero, y donde se predica un falso evangelio de prosperidad, que dice que si eres pobre es porque eres menos cristiano, o como dijo un pastor de esta teología “la riqueza es señal de la presencia de Dios”, lo que es falso.

Una revista internacional, publicó que los 5 pastores más ricos del mundo son nigerianos, muchos enseñan que la pobreza y la enfermedad son muestras de escasa fe. Esto es falso. También enseñan que Jesús era rico, reparte riqueza y nos quiere ver ricos, todo falso. La riqueza material de estos pastores es signo -según ellos- de su reconocimiento en la Tierra por el Todopoderoso, esto es falso. El antropólogo italiano Pino Schirripa dijo “esta prédica es el lenguaje religioso del neoliberalismo”, tal vez…pero nosotros sabemos que hay un espíritu de error (satanás).

El apóstol Juan, en 1 Juan 4:1 nos dice: “no creáis a todo espíritu, sino probad…si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo”.

Existen dos fuentes espirituales de información, el Espíritu de Verdad, que es el Espíritu Santo o de Dios, y el espíritu de error (satanás). El Espíritu Santo salva, edifica, ayuda, construye, trae orden y conocimiento que nos hace humildes, en cambio el espíritu de error condena, aleja, pervierte, destruye, odia, envidia, trae desorden, no perdona, y conocimiento que nos envanece. Es imprescindible sumergirnos en la Biblia, escudriñar, y así advertir el error y a los engañadores.

Marcel Legarra, Uruguay

Sometámonos a Dios y su Palabra.
Meditación publicada en el libro devocional de RTM Alimento para el Alma – volumen 16, para conseguir una copia de la edición impresa visítenos en Soriano 1335 (Montevideo, Uruguay) o en su librería cristiana más cercana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *