Seamos diferentes

La traviata
6 septiembre 2018
Estilos de paternidad – Dios nuestro Padre
7 septiembre 2018

Seamos diferentes

Lectura: Efesios 4:17-24

“En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre…” v. 22

Urge enseñar a las nuevas generaciones de creyentes que la vida cristiana difiere radicalmente del estilo de vida que se ha hecho normal en el mundo contemporáneo. La mayoría ahora prefiere un ambiente festivo y ligero en el cual pasarla bien es lo más importante, por tanto, la gente ahora solo persigue disfrute tras disfrute, evitando compromisos serios y sacrificios. Así algunas iglesias están llenas de personas que piensan con ligereza y solo buscan satisfacciones y bienestar. Súmese a ello un conocimiento pobre de la Biblia y el resultado es un ambiente relajado y permisivo donde los valores cristianos se violan con impunidad.

Debemos ser muy generosos y no levantar barreras de ningún tipo ante quienes tras una vida de pecado y disolución llegan a nuestras iglesias buscando la salvación en Cristo. Pero cuando tras su profesión de fe entran a formar parte de la iglesia, somos responsables de guiarlos a despojarse del viejo hombre viciado conforme a sus deseos engañosos (4:22) y exigirles que abandonen las costumbres que ya no corresponden con su nueva vida en Cristo.

Ser cristiano no es asistir a los cultos, participar en la adoración y escuchar un buen sermón cada domingo o un estudio bíblico semanal. Seguir a Cristo significa apropiarse de un nuevo pensamiento y una nueva cosmovisión. Literalmente, es entregarse a una nueva manera de vivir, que guiada por el Espíritu Santo, anhela santidad y obediencia. Aunque nadie cambia en un día y el proceso de crecimiento es largo, donde haya una fe genuina se hará evidente un proceso de transformación.

Alberto I. González Muñoz, Cuba

En Cristo todos somos transformados.
Meditación publicada en el libro devocional de RTM Alimento para el Alma – volumen 16, para conseguir una copia de la edición impresa visítenos en Soriano 1335 (Montevideo, Uruguay) o en su librería cristiana más cercana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *