¿Imposible para Dios?

Gutenberg y el libro
11 octubre 2018
La buena Palabra
15 octubre 2018

¿Imposible para Dios?

Lectura: Efesios 4:12-13

““¿Puede el etíope cambiar de piel, o el leopardo quitarse sus manchas?…”Jeremías 13:23a

Hay un viejo adagio que dice “árbol que nace torcido jamás su tronco endereza”. ¡Como si para Dios hubiera algo imposible! Los que piensan así, no conocen el poder del Espíritu Santo, ni han experimentado la indescriptible abundancia de la gracia de Dios. Sí, hermano Jeremías, el “etíope” de estos tiempos puede cambiar su piel espiritual cuando se reconcilia con Dios. Cristo decolora a los hombres con su santidad, lo viste de limpio, blanquea la negrura del corazón obcecado por el pecado, le baña de la gracia de sus manantiales de misericordia y endereza sus raíces torcidas de iniquidad. ¿En cuántas ocasiones nos hemos convertido en jueces y hemos presupuesto que “los árboles que nacieron torcidos” jamás serán receptivos al mensaje de salvación? Cristo es irresistible y tenemos prueba de ello.
Dios es experto en transformar a los torcidos. He visto muchos de ellos con fama de tener sus corazones endurecidos – poetas, militares, profesores, médicos y hasta algunos “doctores de la ley” de nuestros días – quebrantados por el poder del evangelio, pidiendo a gritos la misericordia de Dios para sus vidas. En la cruz hay suficiente espacio para remendar los corazones, y un taller lleno de gracia para hacerlos nuevos.
¿Cuántos “etíopes” conoces que prefieren seguir exhibiendo sus manchas pavoneándose con orgullo de sus pecados y no deciden dar un paso de fe entregándose a Cristo? Cristo no sólo endereza los troncos que nacieron torcidos o que la vida desordenada torció por el camino, sino que hace árboles nuevos.
¡Háblale de Jesús al necesitado que está a tu lado!

Faustino J. Zamora Vargas, Cuba

Predica a tiempo y destiempo
Meditación publicada en el libro devocional de RTM Alimento para el Alma – volumen 16, para conseguir una copia de la edición impresa visítenos en Soriano 1335 (Montevideo, Uruguay) o en su librería cristiana más cercana.

1 Comment

  1. Ana María de js. Rodríguez Meléndez dice:

    Cuanto anhelaba recibir sus mensajes tenía años escuchándole por radio gracias Dios por los hermanos y este hermoso ministerio, bendiciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *