La buena Palabra

¿Imposible para Dios?
12 octubre 2018
La brea y la Biblia en el arte
15 octubre 2018

La buena Palabra

Lectura: Proverbios 12

“Más la buena palabra lo alegra” v.25

Un niño de un matrimonio cristiano, padecía una grave enfermedad, durante su convalecencia, muchos creyentes bien intencionados, prometieron y declararon que Dios lo sanaría. Pero murió. Esto generó desconcierto y recibieron inadecuadas palabras de consuelo, sumado a la tristeza que parecía no tener fin, dejaron de congregarse. La buena palabra de un hermano los devolvió a la Fe. En la Edad Media, un rey francés, quería descubrir la lengua original del ser humano. Hizo un experimento con 10 niños recién nacidos, serian bien cuidados por niñeras, pero no debían hablarles nunca. Fueron bien cuidados pero al año todos murieron.
El ser humano necesita una buena palabra para desarrollar su personalidad y su pensamiento. Una persona que sufre mucho, carece de calma, no puede pasar mucho tiempo sin una buena palabra. La Biblia dice “La congoja en el corazón del hombre lo abate; más la buena palabra lo alegra”.
Hay oportunidades cuando el silencio es imperioso, mejor callar que decir palabras inadecuadas. Pero callar, cuando se debe hablar sabiamente, puede ser un desastre emocional terrible. La Biblia dice “… la palabra a su tiempo ¡cuán buena es!” (Proverbios 15:23)
Una de las mayores necesidades para el cansado o afligido, es una palabra de ánimo o esperanza, adecuadas. Antes de hablar o callar, busquemos en oración, aun breve, la sabiduría de Dios, confiemos que recibiremos esa palabra adecuada, si lo pedimos y no nos apresuremos a hablar o callar. Nadie mejor que Isaías lo expresó:
“El Señor me dio lengua de sabios, para saber hablar palabras al cansado; despertará mañana tras mañana, despertará mi oído para que oiga como los sabios” (Isaías 50:4)

Marcel Legarra, Uruguay

Busquemos la buena palabra de Dios para levantar al abatido
Meditación publicada en el libro devocional de RTM Alimento para el Alma – volumen 16, para conseguir una copia de la edición impresa visítenos en Soriano 1335 (Montevideo, Uruguay) o en su librería cristiana más cercana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *