Lealtad

La brea y la Biblia en el arte
15 octubre 2018
El lenguaje que nos incluye
16 octubre 2018

Lealtad

Lectura: Filemón 8-17

“Así que, si me tienes por compañero, recíbele como a mí mismo” v.17

La sabiduría popular conserva, entre muchos otros, dos refranes, cada uno usado en circunstancias específicas: “Marineros somos, y en el mar andamos”, y el otro: “Dime con quién andas, y te diré quién eres”. En ambos casos se trata de dar cuenta del otro, de la identificación y la relación existente entre dos personas. Una persona muestra su identificación y lealtad a la otra persona reflejando su imagen en su ser, su pensar, en fin, en su accionar.
Más arriba se ha incluido un texto que refiere la intervención de su autor ante un amigo y viejo compañero en favor de un relacionado común, un antiguo servidor que terminó mal, el cual se ha reivindicado, alcanzando méritos suficientes como para ser recibido y perdonado.
El amigo no apela a la generosidad del amigo y compañero en su propio beneficio, sino en beneficio de otro. Cuando otros, y aun nosotros mismos nos veamos en la necesidad de recurrir al compañero, o el compañero se vea en la necesidad de recurrir a nosotros en su propio favor o en favor de otros, no lo dudemos, Dios hace provisión para nosotros y para los demás, son y somos instrumentos de Dios para satisfacer necesidades y afectos para nosotros mismos y para otros.
A veces rehuimos las referencias y las intervenciones en favor de otros, pero, si tienen méritos probados con su lealtad, aunque no en todos los casos, apelemos a los méritos ganados en buena lid, para bien, sin que los mismos respondan a subterfugios,
triquiñuelas, manipulaciones e intereses particulares. La lealtad tiene precio, se prueba y paga.

Adalberto Martínez, República Dominicana

¡Al otro, en razón de uno mismo!
Meditación publicada en el libro devocional de RTM Alimento para el Alma – volumen 16, para conseguir una copia de la edición impresa visítenos en Soriano 1335 (Montevideo, Uruguay) o en su librería cristiana más cercana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *