Por qué, cómo y para qué vinimos

No temas, yo te sostengo
16 noviembre 2018
Legumbres y verduras
20 noviembre 2018

Por qué, cómo y para qué vinimos

¡Cuán amables son tus moradas, oh Jehová de los ejércitos! Anhela mi alma y aun ardientemente desea los atrios de Jehová; mi corazón y mi carne cantan al Dios vivo“.
Salmo 84:1-2

Parte 1:

Parte 2:

Parte 3:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *