Si tuviera que decírtelo

Más respeto
3 diciembre 2018
Amigos y… de los otros
4 diciembre 2018

Si tuviera que decírtelo

Lectura: Efesios 2:8

“Porque por gracia sois salvos por medio de la Fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios”

Hoy no podemos dormir, estamos pensando, y eso es lo que no nos deja dormir. Pero, pensando en qué? En como poder explicarte que es la Gracia de Dios. Gracia es: benevolencia, amor, gratuidad, humildad, paz, santidad, buenas nuevas, poder, sobrenatural, virtud, favor, auxilio, vida eterna, expiación, salvación, revelación, justicia, misericordia, bondad, etc.

Todas y cada una de estas palabras nos enseñan que la Gracia, como tal, no puede venir del ser humano. Todas estas características unidas solo pueden estar en una persona, en DIOS. Él es el único capaz de poder unir todas estas cualidades y por puro amor, encarnado en Jesús, darlo al hombre; hacerse hombre y pagar el precio por nuestra desobediencia que era la muerte. Que extravagante es este amor…..Dios mismo, conde- nándose a sí mismo, para “des condenarnos” a nosotros. Que tremendo Dios.
¿Qué queremos decir con todo esto? Que Dios, sí, el creador de todo lo que ves, te está dando un regalo, vos solo lo tenés que recibir y experimentar cada una de las características en tu vida.

El mensaje es claro, Dios te ama tanto, tanto que por Gracia y solo por Gracia y en forma unilateral, de Él hacia vos, se acerca a tu lado para ofrecerte su amor. Te invitamos a vivir esta experiencia, esta nueva vida, nosotros lo estamos viviendo ahora, y es realmente hermoso, no lo cambiamos por nada. Solo tenés que dejarte sorprender por Dios.

Él te ama.

Andrea y Leandro Lentini, Argentina

Ahora sí, nos vamos a dormir, sabiendo que estamos cuidados, protegidos y amados, solo por la Gracia de Dios
Meditación publicada en el libro devocional de RTM Alimento para el Alma – volumen 16, para conseguir una copia de la edición impresa visítenos en Soriano 1335 (Montevideo, Uruguay) o en su librería cristiana más cercana.

1 Comment

  1. Amanda Rodríguez dice:

    Excelente reflexión Dios nos ama tanto que pasa por alto nuestro pecado y en su infinito amor y misericordia nos da su gracia infinita y eterna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *