Teología del endeudado

El orden en que naciste
7 enero 2019
Salvando a una nación entera
8 enero 2019

Teología del endeudado

Dicen que Enero es el mes más largo del año, pues luego de “reventar” aguinaldo, sueldo y todo lo que llega a los bolsillos, nos damos cuenta que no hay para vivir el resto del mes. Además, ahora comienzan a llegar las liquidaciones de las tarjetas de crédito, los vencimientos de pagos, y los escasos pesos no dan.

Como dice la inefable tira de Quino, “Mafalda”, ahora hasta el más ateo pronuncia el “¡Ay, Dios mío!”; esa frase que se convierte en lamento y súplica en quienes durante el año no creen ni prestan atención. “Eso se llama: Teología del endeudado”, le responde Miguelito a Mafalda.

Sí, nos acordamos de Dios luego y no durante las celebraciones, cuando el centro de la Navidad es justamente él, a quien negamos en los templos del consumismo.

Año tras año, parece que no aprendemos la lección y seguimos cometiendo los mismos errores, y siendo presa de malas decisiones, estimuladas por un mercado voraz que nos seduce a contraer deudas peligrosas.

Ahora que todo el fervor terminó y que la dinámica de “Las Fiestas” nos devoró solo quedan las deudas.

Creo que este es buen momento para que pensemos y revisemos nuestra pobre teología de las deudas, y dejemos de quejarnos con el “¡Ay, Dios mío!” por las malas decisiones que tomamos sin utilizar los recursos materiales de manera responsable.

¡Pero hay esperanza! Tenemos todo un año para planificarnos, para que las próximas fiestas sean otra cosa, y no esta loca carrera por endeudarnos descontroladamente. Abandonemos esta triste teología y asumamos la de la responsabilidad.

 

Lic. Esteban D. Larrosa
Director – RTM Uruguay

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *