El pensador

Sufrimos, haciendo lo bueno
31 enero 2019
Jóvenes Nini
5 febrero 2019

El pensador

Lectura: Filipenses 4:7-9

“…En esto pensad” v. 8

La clásica estatua de Auguste Rodin de “El Pensador” es un desafío para todos nosotros al comenzar este nuevo año. Decía alguien que la contemplaba: “Es difícil mirarla sin ser conmovido por ella.” El natural despliegue de esa masa de bronce, representando a alguien que piensa profundamente, causa en la mayoría de nosotros la misma pregunta: ¿Por qué esta imagen es tan cautivante? ¿En qué está pensando?

Este tipo de pensar profundo se ha convertido en una extraña especie. Pareciera que nadie desea pensar, más bien se tapa el llamado de la actividad pensante por un activismo hueco y efímero que necesita ser alimentado por la nueva moda de turno de la sociedad de consumo en la que nos hemos sumergido y que nos aleja de la verdad la que lleva la renovación de nuestra mente por la obra del Creador. Hoy existe un desprecio por el pensamiento. Incluso hay un dicho popular que describe esa actitud en forma sarcástica: “El que piensa pierde”.

Es verdad que tener ideas no significa que estemos realmente pensando. El diccionario define la acción como: “reflexionar, examinar una cosa para formar un dictamen.”

Pablo, quien era un ser de pensamiento profundo, exhortaba a los cristianos de su tiempo a que: “…todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad”.

Para llegar a ello debemos pedirle a Dios como el salmista: “Pruébame y conoce mis pensamientos; y ve si hay en mí camino de perversidad, y guíame en el camino eterno”
(Salmos 139:23-24).

Esteban D. Larrosa, Uruguay

¡Cuán preciosos me son, oh Dios, tus pensamientos!
Meditación publicada en el libro devocional de RTM Alimento para el Alma – volumen 16, para conseguir una copia de la edición impresa visítenos en Soriano 1335 (Montevideo, Uruguay) o en su librería cristiana más cercana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *