Esperar

El ejemplo de Cristo
14 febrero 2019
Discípulo de Cristo
18 febrero 2019

Esperar

 

Lectura: Salmo 31

“Cobren ánimo y ármense de valor, todos los que en el Señor esperan” v. 24

Cuando nuestra vida en Cristo es incipiente, una de las cosas que nos mantiene expectantes, es el hecho de saber que las promesas del Señor se cumplirán en nuestras vidas.

Si tuviéramos la conciencia de que para abrazarlas será necesario aprender de toda situación sea buena o mala y en medio de esta mantener la fe la confianza y el valor de seguir adelante creyendo que las cosas van a cambiar porque la intervención de Dios llegará y obrara a nuestro favor, quizá haríamos muchas preguntas y pondríamos en duda mucho de lo que nos comparten.

En esta porción la invitación del salmista es sencilla aunque representa que debemos tomar acciones personales.

Primero es la motivación a “cobrar ánimo”, nuestra condición no es la idónea para continuar, levantarnos, luchar etc., pero que al hacerlo nos abrirá el camino para ver desde otro punto de vista las cosas y enfrentarlas dependiendo de su mano.

Seguido de la motivación viene un recordatorio con un toque de exhortación “ármense de valor” es decir, ve más allá de tus fuerzas, de lo que ven tus ojos, de lo que tienes enfrente; requerirá un esfuerzo adicional, pero obtendrás resultados que serán para tu beneficio y bendición.

La parte final es contundente al decir: “todos los que en el Señor esperan”. Si bien es cierto que esperar en Dios no es una tarea sencilla, es la llave que nos abrirá las puertas para obtener la respuesta que descenderá directamente del cielo.

Sin importar cual sea la situación que estemos enfrentando esperar en Dios siempre atraerá a nuestra vida instrucción.

Reyna H. Silva Sandoval, México

Esperar en Dios trae respuestas.
Meditación publicada en el libro devocional de RTM Alimento para el Alma – volumen 16, para conseguir una copia de la edición impresa visítenos en Soriano 1335 (Montevideo, Uruguay) o en su librería cristiana más cercana.

1 Comment

  1. María Silvia dice:

    Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *