Nuestra fe

¿Cómo gestionas tus emociones?
11 marzo 2019
Sé como el Maestro – Curso de Educación Cristiana 2019
12 marzo 2019

Nuestra fe

 

Lectura: 2 Corintios 4:16-18

“No mirando nosotros a las cosas que se ven, sino a las que no se ven; porque las cosas que se ven son temporales…” v. 18 

La lógica nace en la mente del hombre conforme a su capacidad de apreciación, analítica e inteligencia. Según ella, él decide aceptar o no aquello que tiene ante sus ojos. Es así como por ley matemática uno más uno son dos; o según lo dicho por un informe médico, si un paciente presenta muerte cerebral ya es declarado muerto y no hay posibilidad de reanimarlo. Dicha lógica la
adquiere conforme a lo que él mismo pesa y mide en sus cuartos de laboratorio; y de acuerdo a tales apreciaciones es que obra y se desenvuelve en la vida.

Precisamente, siguiendo su lógica, el hombre una vez creado, comenzó a andar en el mundo dejándose llevar por su opinión y por lo que él creía que debía de ser. Sin embargo, los que le creemos a Dios recibimos la fe, y con ella se modifica nuestra apreciación en la vida.

La lógica muestra y habla a nuestros sentidos, pero la fe a nuestro corazón. La lógica muestra puertas cerradas, la fe espera que se abran; la lógica tiene preguntas, la fe respuestas; la lógica le grita a nuestros oídos, la fe le susurra a nuestro corazón; la lógica nos desanima, la fe nos envalentona; la lógica se ajusta al tiempo, la fe ni reloj tiene; la lógica corre insegura, pero la fe camina firme. Hay desaliento cuando la lógica expone sus argumentos, pero la fe no pone en ello su atención.

Hernán Díaz Castro, Venezuela

La lógica observa y opina, la fe solo cree.
Meditación publicada en el libro devocional de RTM Alimento para el Alma – volumen 16, para conseguir una copia de la edición impresa visítenos en Soriano 1335 (Montevideo, Uruguay) o en su librería cristiana más cercana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *