¿Sociedad en crisis?

La alabanza que Dios acepta
26 abril 2019
Cuando los hijos se nos escapan de las manos
29 abril 2019

¿Sociedad en crisis?

 

Lectura: Romanos 1:18-25

“Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres” v. 18

Cuando queremos definir la situación de la humanidad, siempre buscamos un perfil social y económico, ya sea en la educación, en los gobiernos, en la medicina, pero pocas veces nos detenemos a
pensar que la peor Crisis que está viviendo nuestra sociedad, es porque no ha considerado la directriz del Creador, sustentador de todas las cosas.

La verdadera razón de vivir aplastado en un mundo de antivalores, en una sociedad corrupta y vacía de los valores espirituales y eternos, se debe a que cada día el ser humano se aleja más de lo trascendente y de real valor, por abrazar y acariciar el pecado, deleitarse en los placeres triviales y pervertidos, que oscurecen la mente, y por ende la sociedad es infectada y afectada por este terrible mal de la indiferencia, la inmoralidad, el oscurantismo, la rebeldía, e incredulidad.

Por todo lo anterior es que se vive atestados de maldad, insensibles a la voz de Dios; olvidando que en medio de esta sociedad Dios quiere levantar hombres y mujeres de valor, que proclamen con énfasis el mensaje transformador con valentía, con ímpetu, como los hicieron en el ayer los humildes hombres a orillas del mar de Galilea, que abrazaron la fe, y la Palabra de su Señor, y en obediencia han trastocado el mundo con las Buenas Noticias de salvación, con un mensaje que transforma, de perdidos en salvos, de esclavos en libres, de bastardos en hijos, y de perdidos en salvos por su gracia.

Carlos Pacheco Barra, Chile

El remedio para la crisis humana es acudir a su Creador.
Meditación publicada en el libro devocional de RTM Alimento para el Alma – volumen 16, para conseguir una copia de la edición impresa visítenos en Soriano 1335 (Montevideo, Uruguay) o en su librería cristiana más cercana.

1 Comment

  1. yamira sabino dice:

    Gloria a Dios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *