¡Sonido y remezón!

El fruto del Espíritu
10 mayo 2019
Diálogo familiar sanador
13 mayo 2019

¡Sonido y remezón!

Lectura: 1 Corintios 5

“No es buena vuestra jactancia. ¿No sabéis que un poco de levadura leuda toda la masa?” v. 6

Cuando alguien visita por primera vez a una ciudad pequeña al sur de Lima en Perú, siente que a las 12:25 del mediodía se escucha un sonido fuerte seguido de un temblor y naturalmente el visitante se asusta pensando que puede ser el inicio de un sismo fuerte o incluso de un terremoto.

Sin embargo, los habitantes del lugar saben que todos los días a las 12:25 sucederá tal sonido y habrá el famoso temblor que a veces es más fuerte de lo habitual. Pero no se alarman porque ya están acostumbrados al sonido y al remezón. La razón de este pequeño fenómeno es que existe cerca de la ciudad una fábrica de cemento que a esa hora libera energía de sus motores acumulada por el trabajo realizado durante la tarde anterior y la mañana del día.

Muchos creyentes están perdiendo sensibilidad hacia el pecado, acostumbrándose al “sonido” y “remezón” que produce este. Ya no produce indignación cuando la TV emite imágenes inapropiadas. Tampoco causa nada cuando vemos que las personas mienten, llegan tarde a los compromisos, fuman, adulteran y roban. Nos hemos acostumbrado tanto al “sonido” y “remezón” que ya se ha convertido en algo normal para nosotros los cristianos.

Es cierto que no vamos a hacer como Nehemías de arrancarle los cabellos a estas personas. Sin embargo, debemos mantener una actitud de rechazo al pecado tal como Dios lo desaprueba, y en muchas ocasiones debemos hacerlo saber a los demás. ¡No toleremos el pecado en nosotros! Estemos atentos a su “sonido” y “remezón”.

Javier Huamán Tornero, Perú

¡No permita que el pecado anide en su vida!
Meditación publicada en el libro devocional de RTM Alimento para el Alma – volumen 16, para conseguir una copia de la edición impresa visítenos en Soriano 1335 (Montevideo, Uruguay) o en su librería cristiana más cercana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *