Tu seguridad

El amor como medicina
13 junio 2019
Solía amarla, pero la tuve que matar – 1
18 junio 2019

Tu seguridad

Lectura: 1° Reyes 17:8-16

“Y la harina no escaseó, ni el aceite menguó…” v. 16

Si en nuestra economía Dios está en el lugar indicado, Él manifestará Su poder en nuestra necesidad. Algunas veces es difícil dar los pasos de fe necesarios para que Dios revele Su poder y sabiduría, pero siempre da buen resultado obedecer a Dios.

La viuda de Sarepta es un ejemplo de esta verdad. Se encontraban en una situación terrible: había hambre y sequía en la región; todos los días alguien moría de hambre. Sin embargo, cuando Elías llegó y le pidió que le preparara una torta con el último puñado de trigo y la última taza de aceite, ella obedeció a Dios. Pudo sacar todas las disculpas y razonamientos por el momento que estaba pasando, podría haber escondido el trigo y el aceite y esperar que el siervo se fuera. Sin embargo, como la viuda obedeció y dejó en manos de Dios su seguridad, él la honró reponiendo continuamente la fuente del alimento.

Quizá Dios no nos colme con enormes sumas de dinero de una vez (aunque puede hacerlo), pero va satisfaciendo nuestra necesidad a medida que se presenta. ¡Es estupendo que sea así! No nos interesemos tanto en nuestra prosperidad sino en servir al proveedor, y dependamos de Él para obtener nuestro pan diario.

“Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mateo 6:33).

Es importante planear nuestra economía, honrar nuestras deudas pagándolas a tiempo, provisionar para el día malo (porque puede llegar), aprender que no todo me lo debo gastar sino que debo aprender a ahorrar.

Carlos Cárdenas, Colombia

Dios conoce nuestras necesidades y puede satisfacerlas día a día.
Meditación publicada en el libro devocional de RTM Alimento para el Alma – volumen 16, para conseguir una copia de la edición impresa visítenos en Soriano 1335 (Montevideo, Uruguay) o en su librería cristiana más cercana.

1 Comment

  1. yamira sabino dice:

    Dios les bendiga grandemente, este pasaje de la viuda de sarepta me encanta siempre declaro este versículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *