Fake news espirituales

Espíritu, alma y cuerpo
6 agosto 2019
Tatuajes
8 agosto 2019

Fake news espirituales

Por: Ps. Graciela Gares*

 

Parte 1:

Parte 2:

Parte 3:

 

La aparición del WhatsApp cambió el paradigma comunicacional y dio pie a la propagación de las llamadas “fake news” o noticias falsas. En los procesos electorales celebrados recientemente en Uruguay se acusó a líderes de algunos partidos políticos de apelar a noticias engañosas para desprestigiar a sus contrincantes en la carrera hacia el poder.

Se crea un rumor, un cuento fácil, una foto trucada la cual comienza a difundirse por las autopistas de las redes, llega a los medios informativos y de allí a todo el mundo. Se sabe que hay un público ávido que desea consumir rumores y/o información novedosa, aunque no sea comprobada. En esta era “posverdad” ya no impera la voluntad de buscar la verdad objetiva ni de chequear las fuentes de donde surge la noticia, sino que buscamos nuestra verdad, esto es, oír lo que deseamos creer.

Muchas de las noticias que nos llegan hoy no surgen de la investigación concienzuda de un equipo periodístico, sino que cualquiera de nosotros puede generarla y difundirla a través de grupos de las redes sociales. Un usuario de Facebook o Twitter puede lanzar una noticia falsa que luego se “viraliza”, ya que una información falsa puede llegar a «retwittearse» 70 % más que una verdadera. Una “fake news” encierra una mentira, pero es una mentira compleja. No solo apunta a presentar como verdad algo cuyo autor sabe que no es tal, sino que persigue ciertos beneficios a partir de su difusión. Por ejemplo, cierto grupo de jóvenes (cyber hackers) han creado sitios de información falsa, para beneficiarse con los ingresos por publicidad que ello genere.

La noticia engañosa tiene una intencionalidad. A menudo apunta a desacreditar la imagen de algún adversario, político, ideológico, de quien se oponga a nuestros intereses comerciales o de posicionamiento ante la opinión pública, en un momento dado. Supone una manipulación de una información quizá originalmente verdadera (lo cual le aporta visos de credibilidad), pero que luego se tergiversa. Las “fake news” aparecen como verosímiles (creíbles) y por ello constituyen armas en extremo peligrosas. En ese sentido son eficaces, pues logran su objetivo de ser aceptadas como posibles o verdaderas. Además, logran capturar la atención de parte del tejido social pues encienden emociones a favor o en contra: expectativa, rabia, desprecio, etc. Por ello logran gran impacto, pero en lugar de informar, desinforman.

Una “fake news” afirma o da por hecho de modo rotundo la idea que quiere difundir, sin dejar lugar a dudas, aunque carezca de fundamento sólido para afirmarlo. Por ello, luego de que alcanza difusión masiva el desmentido no tiene fuerza a veces para hacer caerla caer y el daño es irreversible. Se cree que existieron siempre, no obstante hoy se propagan de modo exponencial gracias a internet. Decíamos que suelen ir en el sentido de lo que algunos grupos humanos quieren creer. Por ejemplo, si un sector de la opinión pública de un país piensa que cierto actor político es corrupto, serán los primeros en dar por cierta una foto trucada donde se vea a ese político aceptando un dinero o “coima”, pues confirma la suposición que ya poseían.

Es probable que esta clase de noticias engañosas florezcan en épocas de crisis de valores morales a nivel social. Así como la mentira existe desde que el hombre camina sobre la tierra, las noticias falsas, como mentiras más complejas y elaboradas, también han existido desde antaño. Algunos ejércitos en tiempos de guerra, al tiempo que iban perdiendo la confrontación bélica, sus generales al mando emitían partes de guerra declarándose victoriosos. ¿Por qué? Porque esa era la información que su pueblo anhelaba escuchar.

Esto nos lleva al campo espiritual. En la antigüedad, en el pueblo israelita, en tiempos de apostasía y falta de temor a Dios, surgían profetas que anunciaban lo que la gente esperaba escuchar. Y lo que es peor aún, algunos reyes de la casa de Israel se rodeaban de tales profetas falsos y demandaban sus servicios. Así lo relata la Biblia en 1 Reyes capítulo 22:

El rey de Israel (Acab) y Josafat, rey de Judá, vestidos con su ropaje real y sentados en sus respectivos tronos, estaban en la plaza a la entrada de Samaria, con todos los que profetizaban en presencia de ellos. Sedequías hijo de Quenaná, que se había hecho unos cuernos de hierro, anunció: Así dice el Señor: ‘Con estos cuernos atacarás a los sirios hasta aniquilarlos’. Y los demás profetas vaticinaban lo mismo: ‘Ataque Su Majestad a Ramot de Galaad, y vencerá, porque el Señor la entregará en sus manos’.

Pero el Rey Josafat no se fiaba de tales profetas, por lo que preguntó:

¿No hay aquí un profeta del Señor a quien podamos consultar?

Entonces le hablaron del profeta Micaías. Ahora bien, el mensajero que había ido a llamar a Micaías le advirtió: ‘Mira, los demás profetas a una voz predicen el éxito del rey. Habla favorablemente, para que tu mensaje concuerde con el de ellos. Pero Micaías repuso: ‘Tan cierto como que vive el Señor, ten la seguridad de que yo le anunciaré al rey lo que el Señor me diga’.

Y finalmente dio su veredicto:

Ví a todo Israel esparcido por las colinas, como ovejas sin pastor. Y el Señor dijo: “Esta gente no tiene amo. ¡Que cada cual se vaya a su casa en paz!”.

Era un mensaje de derrota y la reacción del rey Acab no se hizo esperar. Como en los tiempos actuales, al rey no le preocupaba conocer la verdad sino escuchar algo que a su oído sonara como bueno. El rey de Israel le dijo a Josafat:

‘¿No te dije que jamás me profetiza nada bueno, y que sólo me anuncia desastres?’

El mismo profeta de Dios Micaías se encargó de explicarle al rey que las noticias que le traían los demás profetas eran “fake news” inspiradas por el mismo diablo:

Por lo tanto, oiga usted la palabra del Señor: Vi al Señor sentado en su trono con todo el ejército del cielo alrededor de Él, a su derecha y a su izquierda. Y el Señor dijo: ‘Quién seducirá a Acab para que ataque a Ramot de Galaad y vaya a morir allí?’. Uno sugería una cosa, y otro sugería otra. Por último, un espíritu se adelantó, se puso delante del Señor y dijo: ‘Yo lo seduciré’. ‘¿Por qué medios?’, preguntó el Señor. Y aquel espíritu respondió: ‘Saldré y seré un espíritu mentiroso en la boca de todos sus profetas’. Entonces el Señor ordenó: ‘Ve y hazlo así, que tendrás éxito en seducirlo’. Así que ahora el Señor ha puesto un espíritu mentiroso en la boca de todos esos profetas de Su Majestad. El Señor ha decretado para usted la calamidad’.

Concluimos diciendo como Salomón, que no hay nada nuevo debajo del sol. Las “fake news” son mero engaño, engalanado en la actualidad con un título más pomposo. Lo interesante es que el texto bíblico nos ilustra claramente quién inspira la mentira: espíritus al servicio de Satanás (quien es padre de mentira) recibieron permiso para inducir a Acab al error, para su destrucción. ¿Por qué? Porque Acab se había rodeado de falsos agoreros y había alejado de sí a los mensajeros de Dios.

Un líder de la cristiandad en la actualidad dijo que el primer emisor de noticias falsas fue la serpiente en el jardín de Edén, cuando le dijo a Eva: «¿Es verdad que Dios les dijo que no comieran de ningún árbol del jardín? ¡No es cierto, no van a morir! Dios sabe muy bien que, cuando coman de ese árbol, se les abrirán los ojos y llegarán a ser como Dios, conocedores del bien y del mal» (Génesis 3: 4 – 5). Fue una afirmación categórica y a la vez seductora, pues satisfacía un anhelo del corazón humano: ser como Dios, conociéndolo todo y así quebrar la dependencia de su Creador.
Las noticias engañosas en lo espiritual han seguido proliferando.

Hay quienes dicen lo que gran parte de la humanidad quiere creer: que no habrá castigo eterno por nuestras maldades pues un Dios que es amor no puede enviar al infierno a sus criaturas. Tal afirmación no tiene sustento bíblico pero cuando es pronunciada de modo categórico por algún líder religioso suena como música a oídos de quienes no quieren repensar sus caminos y ajustar sus vidas a la Ley de Dios. Si cotejamos el texto bíblico, allí se advierte en que Dios juzgará a vivos y muertos. Y para algunos el destino será la gloria, o estar en las moradas celestiales, y para otros el sufrimiento eterno junto a Satanás. Por tanto, se nos exhorta mientras vivimos a reconciliarnos con Dios.

Otra noticia falsa espiritual que fue creída y abrazada masivamente por multitudes ha sido la relativa a la reencarnación del ser humano. Asombra la convicción con que personas de buen nivel educativo dan por cierto que vivieron otras vidas y que volverán a reencarnarse. Incluso ello ha permeado en ámbitos de la psicoterapia y hay quienes buscan la razón de un trauma psicológico en experiencias vividas en vidas pasadas. Nadie vino del más allá a ratificarnos tal suposición. La única referencia creíble es la Biblia, cuya validez ratificó Jesucristo al tomar como referencia en su ministerio la Ley de Dios. Allí dice claramente en Hebreos 9:27: «Está establecido para los hombres morir una sola vez y después de esto, el juicio«. Ello echa por tierra cualquier posible reencarnación.

El siglo XXI nos ha traído diversas «fake news» que hemos aceptado sin verificar. Cuando quisimos acordar, ya se habían plasmado en leyes algunas aberraciones falsas como la idea de que existen personas trans y que el sexo se asigna al nacer. Y aunque en cada parto todos seguimos viendo que solo nacen personas ya sexuadas como nenas o varones, muchos se inclinaron a creer lo que la realidad categóricamente desmiente.

Como en la Antigüedad, ésta es una época propicia para que florezcan distintas formas de mentira, dado que vivimos momentos de apostasía y falta de temor a Dios. Seamos críticos; no creamos todo lo que se nos pretende ofrecer como verdad. No difundamos lo que recibimos por las redes sociales sin filtrarlo y sin contrastarlo con fuentes de información confiables. Aferrémonos a la Biblia como única fuente de verdad. Recordemos que la iglesia de Cristo está llamada a ser columna y baluarte de la verdad (1 Timoteo 3:15).

 

*Ps. Graciela Gares – Participa en la programación de RTM Uruguay que se emite por el 610 AM – Columna: “Tendencias” – Lunes 21:00 h

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *