Necesidad de perdonar

La importancia de respirar bien
4 septiembre 2019
Palabras vacías
4 septiembre 2019

Necesidad de perdonar

Lectura: Génesis 50:1-17

“Te ruego que perdones ahora la maldad de tus hermanos y su pecado” v. 17

El resentimiento corroe el alma y daña todo el cuerpo de la persona. Ante la noticia del inminente fallecimiento de mi padre, mis familiares me indicaron que él necesitaba que le perdone por el abandono que sufrí de su parte cuando era niño. En el trayecto a la ciudad donde él vivía, iba pensaba en cómo perdonarle y Dios trajo a mi mente Génesis 50:17, mostrándome claramente que a pesar de las circunstancias, era una linda oportunidad para establecer una afectuosa relación entre ambos y demás familiares.

Dios en Su misericordia permite que sanemos de la amargura del resentimiento, debemos tener en cuenta el proceso de sanidad que ofrece el Padre celestial; observe las definiciones de los siguientes términos:

  • Arrepentimiento: reconocer y asumir la responsabilidad de ser rencoroso, pedirle perdón a Dios y también perdonar a quién lo ofendió.
  • No recordar: es necesario no traer a la mente la ofensa, aunque sienta que el ofensor lo dañó.
  • Reconocimiento: el mal que se nos hizo no solo es ofensivo, también origina dolor y tristeza, pero debemos reconocer que sobre todo esa conducta aflige en última instancia a Dios. El Señor es quien juzgará el daño y podemos confiar en que Él nos vindicará.

Recuerde: es necesario tener siempre presente cuántas veces le fallamos a Dios y Él siempre nos perdona.

Disfrutar del verdadero gozo de Dios requiere seguir Su ejemplo y perdonar a los que nos han ofendido es necesario. Esto puede ser muy difícil pero vale la pena hacerlo.

 

Johnny Rubiños, Perú

La vida está llena de gozo cuando tenemos un corazón tierno y perdonador.
Meditación publicada en el libro devocional de RTM Alimento para el Alma – volumen 16, para conseguir una copia de la edición impresa visítenos en Soriano 1335 (Montevideo, Uruguay) o en su librería cristiana más cercana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *