Siembra y cosecha

El plan de Dios no se termina
18 noviembre 2019
Utopía que me hiciste mal… y sin embargo te quiero
19 noviembre 2019

Siembra y cosecha

Lectura: Proverbios 11:18-21

“…Mas el que siembra justicia tendrá galardón firme”  v. 18

«En esos días la Guajira se tornó caótica y vacía. Aristóbulo salía de la nada y se valía de la ciencia para seguir dando explicaciones. Se abría paso entre las tinieblas. Tomó la Biblia con la certeza de que solo en Dios y en ese libro encontraría las razones de una posible supervivencia, porque cada noche en vez de nacer niños morían hombres y mujeres, y una fuerza superior iba acabando con las maderas resinosas, desbarataba el betún de las casas y las cubiertas. Caían las puertas, se oían los gritos de desesperación y una voz que decía: ‘Se está acabando la carne porque San Antonio de Pancho está lleno de violencia'».

En su novela “El Rostro del Tatuaje”, mi amigo el Dr. José Hilario Ariza, con quien compartí experiencias en 1990, nos recuerda cómo se desenvuelven la astucia y el poder tratando de perpetuarse. Al final, él echa la culpa, por la desaparición de un pueblo y de su gente, a la violencia y la maldad humanas. El mal es algo que surge de nuestro propio interior y de la influencia externa diaria. Lo que sembremos, vamos luego a recoger como fruto. Nadie nace malo o bueno, sino que se va inclinando preferentemente hacia la maldad; esto es debido a nuestra naturaleza pecadora. La Biblia dice: “Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aun pecadores, Cristo murió por nosotros”, o sea que Él tomó nuestro lugar de culpa. Esto es algo admirable.

¿Qué piensas en cuanto al mal? ¿Y sobre actuar bien? ¿Y qué sobre el rectificar?

 

Dairo Rubio, Ecuador

Aun sembrando con lágrimas, recogeremos alegría.
Meditación publicada en el libro devocional de RTM Alimento para el Alma – volumen 16, para conseguir una copia de la edición impresa visítenos en Soriano 1335 (Montevideo, Uruguay) o en su librería cristiana más cercana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *