Firmeza de proceder

Preparándonos para el retorno
15 mayo 2020
Prevención de accidentes en la cocina
18 mayo 2020

Firmeza de proceder

Lectura: Nehemías 4:1-16

«…Nos volvimos todos al muro, cada uno a su tarea» v. 15

Muchas personas de nuestro tiempo desean vivir de acuerdo a sus deleites, no quieren privarse de lo que les gusta y cuando algo se interpone a las metas, las diversas protestas no se hacen esperar. Las convicciones que otrora gobernaban nuestra actuación desaparecen fácilmente porque las emociones prevalecen sobre la razón. Entonces las circunstancias dominan las ideas y por ende la lealtad. Quizás sea una de las causas de la fragilidad en las relaciones humanas. La fidelidad no es moneda corriente y parece que lo único constante es el cambio. En determinaciones como fe, familia, vocación, tendemos a vacilar.

Esto contrasta con la actitud de muchos personajes de la Biblia. Aunque las situaciones fueran adversas, no claudicaban a los principios divinos. Daniel, por su firmeza de carácter fue reconocido. Sus amigos, que prefirieron el horno de fuego a renunciar a lo que creían, lograron la admiración de Nabucodonosor. Así, el rey bendijo al Dios de Israel por el valor de los muchachos y tomó drásticas medidas contra quienes no lo respetaban (Daniel 3).

También Nehemías fue pulseado por Sambalat para que no cumpliera con la voluntad de Dios, pero no fue abatido por sus tretas. Nehemías debía reconstruir los muros de Jerusalén y así lo hizo. La oposición era grande, los enemigos muchos, pero la determinación de llegar a la meta sostuvo el entusiasmo. Si examinamos atentamente la palabra de Dios en oración, no habrá argumento que nos haga desistir de lo que Dios quiere que hagamos, y nunca nuestras conveniencias nos impedirán obrar de acuerdo a la voluntad de Dios.

Alicia Ituarte, Uruguay

Pidamos fuerza extra cuando hay vientos contrarios.
Meditación publicada en el libro devocional de RTM Alimento para el Alma – volumen 16, para conseguir una copia de la edición impresa visítenos en Soriano 1335 (Montevideo, Uruguay) o en su librería cristiana más cercana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *