El sentir de Cristo

Explotación sexual adolescente: ¿cómo protegerles?
2 septiembre 2020
Ataque de furia
8 septiembre 2020

El sentir de Cristo

Lectura: Filipenses 2:5

«Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús» v. 5

El sentir de Cristo Jesús parece, a priori, algo misterioso. ¿Qué podría sentir Él, tan perfectamente humano, pero tan perfectamente Dios? ¿Y qué podemos saber nosotros acerca de Su sentir?

Pero Pablo, o más bien el Espíritu Santo a través de él, nos ilustra y anima a conocerlo con detalle: nada hecho por contienda o vanagloria, sino con humildad, considerando a los demás como superiores a uno mismo, no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros, no aferrándonos ni siquiera a nuestra posición legítima (la Suya era la de Dios mismo), sino despojándose, sirviendo, humillándose y poniendo la obediencia al Padre por encima de todas las cosas. (vv. 6-8).

Cuando intentábamos “adivinar” cuál podría ser ese sentir de Cristo, nos sentíamos perdidos, pero cuando lo analizamos tras leer las palabras de Pablo, la sensación de estar perdidos puede ser incluso mayor, porque todos esos elementos de ese sentir son completamente contraculturales, sobrenaturales, están en las antípodas de lo que nosotros, sentimos naturalmente.

Pablo “resolvía” desde esa exposición tan concisa dos cuestiones que estaban en el corazón de su propio sentir: el crecimiento de los creyentes y el testimonio de los creyentes hacia el mundo que les rodeaba. Porque es el carácter y el sentir de Cristo en nosotros lo que les impacta, no cualquier otra cosa de nuestra propia cosecha. Es Jesús y Su carácter lo que enamora el corazón de las personas y también lo que nos hace ser más como Él.

Lidia Martín Torralba, España

Presentemos a Jesús y Su sentir a través de nuestra vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *