El perfume de los cristianos

La muerte en la posmodernidad
5 noviembre 2020
Vida en la prisión
6 noviembre 2020

De la sección “Renovando el espíritu” del programa “Los años no vienen solos”.

Escuche aquí el programa:

Tomado de “Coalición por el Evangelio

Referencias: Éxodo 29-30 y Lucas 17-18

Entonces el SEÑOR dijo a Moisés: Toma especias, estacte, uña aromática y gálbano, especias con incienso puro; que haya de cada una igual peso. Con ello harás incienso, un perfume, obra de perfumador, sazonado, puro y santo. Y molerás parte de él muy fino, y pondrás una parte delante del testimonio en el tabernáculo de reunión donde yo me encontraré contigo; santísimo será para vosotros“. Éxodo 30:34-36

Las sustancias aromáticas eran muy codiciadas en la antigüedad. Sus altos precios eran el resultado de la finura de las especies que se usaban junto a la muy elaborada tarea de fabricación. El Señor diseñó para el culto un perfume delicado que se debía quemar a la entrada del Lugar Santísimo. Las sustancias eran recolectadas de las savias de varios árboles y de gomas aromáticas que producían un delicado olor. Lo interesante es que este aroma debía ser único e irremplazable solo para el culto al Señor: ”Y el incienso que harás, no lo haréis en las mismas proporciones para vuestro propio uso; te será santo para el SEÑOR”, Éxodo 30:37. El buen olor fragante del incienso les recordaría continuamente su devoción a Dios y la seguridad de la aceptación de las ofrendas de su pueblo.

Hoy en día, los perfumes son sumamente sofisticados y los hay para todos los gustos. Sin embargo, el placer que produce la delicadeza de un aroma, sigue cautivando nuestros sentidos. Aunque ya no tenemos que ofrecer incienso delante de Dios, creo que la vida de los cristianos debe desprender una fragancia que sea agradable al Señor y a su prójimo. Jesucristo, como experto perfumista, trabaja con diferentes sustancias en nuestro corazón que deben producir un suave aroma que exalte la Gloria de nuestro Dios. ¿Cuáles serán algunos componentes del perfume de los cristianos? La lectura del Evangelio de Lucas nos da algunas respuestas:

El perdón: Es la profunda gracia que nos permite absolver de culpa al que nos ofende. Esta sustancia solo se logra con persistencia y con mucho amor y paciencia. “¡Tened cuidado! Si tu hermano peca, repréndelo; y si se arrepiente, perdónalo. Y si peca contra ti siete veces al día, y vuelve a ti siete veces, diciendo: “Me arrepiento”, perdónalo” (Lucas 17:3-4).

La fe: Aparenta ser muy pequeña e insignificante a los ojos de los hombres, pero si se aplica en la vida se convierte en un componente fundamental en una vida fragante. Esta sustancia se consigue solo prestando atención a la Palabra de Dios y aplicándola directamente sobre nuestros propios asuntos con absoluta confianza. El gran error que se comete con la Fe es esperar grandes dosis para poder actuar. El Señor Jesucristo nos aclara el panorama con el siguiente consejo: “Entonces el Señor dijo: Si tuvierais fe como un grano de mostaza, diríais a este sicómoro: “Desarráigate y plántate en el mar”. Y os obedecería” (Lucas 17:6).

El servicio: Con esta sustancia hay que tener mucho cuidado. Algunos cristianos piensan equivocadamente que servir al Señor es hacer todo lo que buenamente quiero o puedo, y no es verdad. El servicio debe ser tomado conforme a los requerimientos y la fuerza del Señor para que sea aceptado por Él. Sino, imaginen al soldado que imitando a “Rambo” desobedece a sus superiores e intenta ganar la guerra con una par de pistolas y su buena suerte. Eso solo ocurre en las películas; la obediencia es fundamental para un buen servicio. “Así también vosotros, cuando hayáis hecho todo lo que se os ha ordenado, decid: “Siervos inútiles somos; hemos hecho solo lo que debíamos haber hecho“” (Lucas 17:10).

La gratitud: Es un componente muy personal que nace como consecuencia de la estimación de un beneficio recibido que nos obliga a corresponder con una expresión de lealtad. El solo hecho de decir “gracias” ya es un verdadero perfume. Lamentablemente, somos buenos para pedir pero malos para agradecer. ”Entonces uno de ellos, al ver que había sido sanado, se volvió glorificando a Dios en alta voz. Y cayó sobre su rostro a los pies de Jesús, dándole gracias; y este era samaritano. Respondiendo Jesús, dijo: “¿No fueron diez los que quedaron limpios? Y los otros nueve… ¿dónde están?”” (Lucas 17:15-17).

Estos son algunos de los componentes que Jesucristo usa para hacer perfume en nuestro corazón. Cada vez que perdonamos, que creemos al Señor y obedecemos sus palabras, cada vez que nos comprometemos en un servicio consagrado a Él, cada vez que le damos la gloria a Dios con gratitud por lo que hace en nuestras vidas, entre muchas cosas más, estamos haciendo que un verdadero aroma espiritual nos rodee y suba a la presencia de Dios como un delicado olor agradable a su presencia.

¿Qué clase de perfume está saliendo de nuestro corazón? Recuerda: “Y Él respondió: Lo imposible para los hombres, es posible para Dios” (Lucas 18:27). Si un artista puede hacer una obra primorosa de una piedra deforme y ruda, ¿cuánto más podrá hacer el Señor con nuestro pobre corazón?

1 Comment

  1. Teresa Lomeli dice:

    Nancy y Esteban mis hermanos en Cristo!
    Que gusto saludarlos y decirles que me hicieron saltar de emoción al escuchar el programa AL DIOS QUE YO TUTEO, pues me han quitado un gran peso de encima al grado que me impedía mentalmente dirigirme en voz alta articulando mi alabanza en público hacia Nuestro Padre Dios, pues si hablaba de USTED no quería poner incómodos a los demás hermanos y si me expresaba en TU me sentía que ofendía faltando al respeto a Nuestro Padre, por tanto trataba siempre de evadir estos momentos . También me reúno con hermanos que solo hablan inglés y en el momento de la oración ahí si puedo hablar a mi Padre de usted pues ahí según yo, a nadie ofendo. GRACIAS !!! MUCHÍSIMAS GRACIAS ahora empezaré a disfrutar sin carga de culpa con mis hermanos de mi mismo idioma🤗

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *