Esperanza creciente

Fin de año, el problema de la transición
30 diciembre 2020
Tú y tus problemas
8 enero 2021

Lectura: Salmo 39
“Dios, mi esperanza está en Tí” v.7

Un dicho popular dice, “LA ESPERANZA ES LO UL- TIMO QUE SE PIERDE”. En más de una oportu-nidad hemos echado mano de este pensamiento para animarnos a continuar en medio de circuns-tancias difíciles que llegaron hasta nuestras vidas.

Hoy al fin de un año y en las puertas del nuevo, la esperanza en Dios resulta el sostén e inspiración fundamental.

La idea central es sembrar aliento y no derrota en nuestras mentes y en las de los demás. El “idioma de la queja,” tan común, debería ser erradicado completamente. Esto no apunta al hecho de desconocer las realidades de nuestro contexto, sino más bien encarar los problemas para resol- verlos y no agudizarlos.

El autor del Salmo, vivía una situación penosa, pero al fin descubre que su ÚNICA ESPERANZA ES DIOS. Decide poner su confianza de vida en Dios.

No hay que dejarse vencer por las situaciones duras que nos rodean.
Hay que poner la mano en el arado y no volver atrás.
Nos parece que las voces del desaliento, se hacen oír más fuerte que las voces de la esperanza en nuestros países.
Hay que decidir no más vivir bajo una condición pesimista de la vida. Vivir con Esperanza o con Desesperanza. ¿Cuál elige usted ahora?

Vivir con esperanza genera buena salud emocional y física pero vivir con desesperanza genera todo lo contrario.
Le invito a que hoy diga: “AHORA SEÑOR MI ESPERANZA ESTA EN TI.”
Termine este año con una esperanza que vaya creciendo durante el nuevo año que ya se avecina. Termine con gratitud y comience con esperanza en Dios el nuevo año.

Lemuel J. Larrosa, Uruguay

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *