Detergente del alma

Doctrina del Espíritu Santo – Pr. Samuel Pérez Millos
22 enero 2021
La angustia ante el nuevo año
26 enero 2021


Lectura: Isaías 1:10-20

«…Si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos…» v. 18

Lavar la ropa es parte de la vida del matrimonio. Entre las cosas que mi esposa y yo hacemos está, de manera indistinta, que, si hay ropa sucia, entonces uno de los dos se toma el tiempo para lavarlas. En esta dinámica segmentamos la ropa por colores, leemos etiquetas, y aplicamos el detergente que vaya de acuerdo a la cantidad de ropa. Esto último es clave durante el proceso, ya que en la medida en que haya una mayor cantidad de ropa, entonces así mismo tiene que aplicarse más cantidad de detergente. De lo contrario la ropa no saldrá “nítida”, como decía mi mamá, sino con “chivos”, que, en el contexto de nuestro país, República Dominicana, representa errores o imperfecciones.

El profeta Isaías plantea que nuestras vidas están sucias por el pecado. Y que la suciedad es tal, que él la compara con la grana. La grana es un hilo tintado con un color rojo intenso, que es prácticamente imposible de descolorar, por ende, para resolver esta realidad se hace necesario del detergente adecuado.

La imagen que nos ofrece el profeta es que solo con acercarnos a Dios, sin importar la intensidad de nuestro pecado, Él tiene la capacidad de limpiar nuestros pecados utilizando el único detergente que realmente puede limpiarnos, con la garantía de que seremos emblanquecidos como la nieve. Dios es la respuesta de amor a nuestros pecados. En Él encontramos el perdón. Y la evidencia más contundente de esta muestra de amor por nosotros, es la muerte de Jesús en la Cruz del Calvario.

Josías Ortiz González, República Dominicana

La sangre de Jesucristo nos limpia de todo pecado.

Meditación publicada en el libro devocional de RTM Alimento para el Alma – volumen 19, para conseguir una copia de la edición impresa visítenos en Soriano 1335 (Montevideo, Uruguay) o en su librería cristiana más cercana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *