En las manos del pastor

Aprendiendo a leer
17 marzo 2021
100 años de Astor Piazzolla
18 marzo 2021

Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, y yo les doy vida eterna“.
Juan 10:27

Creo en la seguridad eterna del creyente y en la inseguridad de los que profesan ser creyentes, pero que no lo son. Y Me siguen, dice el Señor. Así de simple es. Si el pastor llamara por la mañana y comenzara a caminar por la colina hacia arriba, y si de unas quinientas ovejas en el redil, cien salieran y le siguieran, tendríamos que llegar a la conclusión de que esas cien ovejas, eran sus ovejas. También llegaríamos a la conclusión de que las otras cuatrocientas no eran sus ovejas.

Y Yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás. Amigo, cuando Él les da vida eterna, eso quiere decir que no la pueden ganar, ni trabajar para obtenerla. Es gratuita. Es vida eterna. Es para siempre. No podrían ser Sus ovejas, si la vida no durara para siempre.

Las ovejas pueden hallarse en peligro, pero el Pastor proveerá. Pueden estar esparcidas, pero Él las juntará de nuevo. Nunca perecerán. Ahora, ¿pueden descarriarse? Sí. Pueden descarriarse. Pero ¿perecerán? No. Las ovejas pueden meterse en el chiquero, pero nunca ha habido oveja que se quede en el chiquero. Las ovejas y los cerdos no viven juntos. La oveja siempre es oveja. Nadie las arrebatará de la mano del Salvador. Ningún enemigo, ningún hombre, ningún ser creado, puede arrebatarlas de Su mano. ¡Esto es maravilloso!

NINGÚN SER CREADO PUEDE ARREBATAR LAS OVEJAS DE SU MANO

Cierta vez alguien argumentaba que uno mismo puede saltar y salir de Su mano, porque somos libres agentes morales. Pero escuche usted el pasaje. Realmente dice: “Ningún ser creado las arrebatará de Mi mano”. Él es el Pastor. Él es Dios. Si usted cree que puede saltar para salirse, el Padre cierra las manos y usted no puede salir. Hermano: Dios le tiene a usted en Su mano y no puede salir de ella. Ambas manos son las manos de la Deidad. Ningún ser creado puede arrebatar las ovejas de Su mano.

Una oveja de por sí, es torpe, no tiene ninguna manera de defenderse; no puede huir del peligro. Si una oveja está segura, no es porque es viva ni inteligente, sino porque tiene un buen pastor.

Permítame decirle que Jesús nos da vida eterna, y nunca pereceremos. Alguien podrá acusarme de jactancia. Pero no, no me estoy jactando. Estoy jactándome de nuestro Pastor. Tenemos un Pastor maravilloso. Él no perderá ninguna de Sus ovejas. Si comienza con cien, no terminará con noventa y nueve. Si una se pierde, irá a buscarla. Ninguna perecerá.

Editado de Juan: Un comentario
por el Dr. J. Vernon McGee

Tomado de: https://www.twr.org/americas-spanish/news/en-las-manos-del-pastor

Haga clic aquí para ver los bosquejos de A través de la Biblia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *