El olvidado arte de pensar

Tchaikovsky
25 mayo 2021
¿Qué nos enseña el Salmo 23 sobre la familia?
31 mayo 2021

Por: Esteban Larrosa*

La clásica estatua de Auguste Rodin, “El Pensador”, es un desafío para todos nosotros. Decía alguien que la contemplaba: “Es difícil mirarla (a la original o a una de sus muchas réplicas) sin ser conmovido por ella. El natural despliegue de esa masa de bronce, representando a alguien que piensa profundamente, causa en la mayoría de nosotros la misma pregunta: ¿Por qué esta imagen es tan cautivante? ¿En qué está pensando?”

Este tipo de pensar profundo se ha convertido en una extraña especie. Pareciera que nadie desea reflexionar, más bien se tapa el llamado de la actividad pensante por un activismo hueco y efímero que necesita ser alimentado por otra nueva sandez de la sociedad de consumo en la que nos hemos sumergido completamente y que nos aleja de la verdad a la que lleva la renovación de nuestra mente por la obra del Creador.

Es verdad también que tener pensamientos no significa pensar. Todos tenemos pensamientos. Todos nosotros tenemos opiniones y creencias; cantidad de ellas. Pero… ¿todos pensamos?

El diccionario dice que pensar es: “reflexionar, examinar una cosa para formar un dictamen,” también implica: imaginar, meditar, considerar o discurrir.” O sea, es una actividad que desarrolla el pensamiento crítico, tan necesario para la toma de decisiones y el desarrollo de nuestro entendimiento.

A su vez, el Apóstol Pablo, quien era un ser de pensamiento profundo, nos enseña exhortando a los cristianos de su tiempo en qué debemos pensar:

“… Todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad” (Filipenses 4:8).

Vuelvo a observar nuevamente la imagen de la estatua de Rodin que nos sigue interpelando y recuerdo aquellas magistrales palabras en Romanos 12: “Cambien su forma de pensar, para que así cambie su forma de vivir” (v. 2).

Usted ¿qué piensa? ¿Cómo hacemos para que la actual generación piense y lo haga de la manera y en los temas que valgan la pena invertir el esfuerzo?

*Lic. Esteban D. Larrosa – Director RTM Uruguay

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *