Volver el corazón

“Seis personajes en busca de autor”
9 junio 2021
¿Una enseñanza egoísta?
15 junio 2021

Uno creería que después de todas sus experiencias, los israelitas aprenderían que, al volver a la idolatría, se hallarían o se meterían en muchos apuros otra vez. Uno creería que aprenderían una lección, pero la naturaleza humana es una naturaleza caída. Jeremías ha dicho “Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?”.

Ni usted ni yo amigo oyente, ciertamente no conocemos el corazón humano. Es más fácil para nosotros señalar con el dedo a estos israelitas que vivieron unos mil años antes de Cristo, y decir que hicieron lo malo, que ver lo que hacemos nosotros mismos de malo.

¿Cómo nos va a nosotros hoy en día? Permítame decir que hoy hay una terrible apostasía en la Iglesia. La naturaleza humana es así y por eso nos hallamos hoy en tantas dificultades. Las naciones tratan todo método y plan político, y ninguno de estos ha resultado. ¿Por qué? ¿Qué hay de malo? Permítanos decírselo: Han ido a un lugar diferente que el que debían haber ido para buscar ayuda. Solamente un retorno a Dios les pondrá en el camino apropiado y correcto. 

PELIGRO DE LA IDOLATRÍA

Los israelitas se volvieron a los otros dioses y rehusaron servir al Dios vivo y verdadero. Y mire usted lo que les pasó. Debido a su idolatría, cayeron otra vez en esclavitud y durante dieciocho años sirvieron a los filisteos y a los amonitas. Rehusaron servir al Dios verdadero. 

Y se encendió la ira de Jehová contra Israel, y los entregó en mano de los filisteos, y en mano de los hijos de Amón  (Jueces 10:7). 

Dios puede quitar Su instrumento cuando ese instrumento le falla. Muchos creen que Dios tiene que contar con la Iglesia, y con una cierta Iglesia en particular, y que Dios tiene que contar con la nación que envía misioneros con el mensaje de Su amor.

Permítame decir que Dios no tiene que contar con ninguno de nosotros. No depende de ninguno de nosotros, de ninguna manera. Nosotros en cambio, sí dependemos de Él. 

Hay quienes hoy en día, alegan ser hijos de Dios. Pero en realidad, son ilegítimos. A propósito, creemos que Dios los desecha. Solamente le es posible a usted llegar a ser hijo de Dios, hijo legítimo de Dios, confiando en el Señor Jesucristo como su Salvador personal.

Dr. J. Vernon McGee
Mensajes Editados de Jueces

Tomado de https://www.twr.org/americas-spanish/news/volver-el-corazon

Haga clic aquí para ver los bosquejos de A través de la Biblia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *