Cómo tener compañerismo con Dios

La formación espiritual de los hijos
26 agosto 2021
Compartido asombro
26 agosto 2021

Cuando se escribió el libro de 1 Juan, Jesús ya había ascendido al cielo. Pero nos dice, “Habiendo amado a los Suyos, Él los amó hasta el fin”, y Él quiere que ellos continúen teniendo compañerismo con Él a pesar del hecho de que Él está ahora de regreso allá y nosotros estamos acá abajo sobre la tierra. Juan nos está hablando a Ud. y a mí.  Él cubre los siglos, nos mira aquí   abajo hoy y dice: “Nosotros queremos que ustedes tengan compañerismo con Él, y es así que se hace.” 

“… Lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; nuestra comunión verdaderamente es con el Padre, y con su Hijo Jesucristo (1 Juan 1:3).

Lo  que  sucede  entonces  es  bastante  maravilloso.    ¡Juan  nos  dice  que  podemos  tener  compañerismo  con Dios!  Uno  de  los  prospectos  más  gloriosos delante de nosotros hoy es que podemos tener compañerismo con el Padre, con el Hijo y unos con otros. ¿Pero cómo voy a tener compañerismo con Él si yo soy un pecador?  

Toda la humanidad ha tratado de hacer esto en tres maneras diferentes, dos de las cuales son equivocadas. 

Bajar a Dios

El primer método es bajar a Dios al nivel del hombre. “Si decimos que tenemos comunión con él, y andamos en tinieblas, mentimos, y no practicamos la verdad“(1 Juan 1:6).

¡Este es un lenguaje fuerte! Si Ud. y yo decimos que tenemos comunión con Dios y caminamos en tinieblas, somos mentirosos. Soy demasiado cortés para decirlo tan bruscamente, pero Juan hace esa declaración severa. Hay muchas personas hoy que dicen que tienen comunión con Él,  y  no  están  arreglando  las  cosas  que  andan  mal  con  sus  vidas. Amigo y amiga, si Ud. va a caminar con Dios, va a caminar en la luz, pero si hay pecado en su vida, no está caminando con Él.  No puede Ud. bajarle a Él a su nivel. 

“… Pero si andamos en luz, como él está en la luz,  tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo [sigue limpiándonos] de todo pecado” (1 Juan 1:7).

Él murió para salvarnos de la culpa del pecado. He sido salvo – eso se llama, justificación. Estoy siendo salvado – eso es santificación.

Levantar al hombre

El segundo método es un intento de levantar al hombre al nivel de Dios

El otro lado dice que el hombre ha alcanzado una perfección sin pecado y que está viviendo en esa meseta muy alta. Bueno, Juan trata ese enfoque:

Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros” (1 Juan 1:8).

Esto es aun peor que ser un mentiroso. Ud. se está auto engañando. ¿A  quién  piensa  Ud.  que  engaña  cuando  dice  que  no  tiene  pecado?  Se  engaña  a  sí  mismo,  y  Ud.  es  la  única  persona  que  engaña.  No  engaña  a  Dios.  Ni  engaña  a  sus  vecinos.  No  engaña  a  sus  amigos.  Pero,  ciertamente  se  engaña  a  sí  mismo.  Y  Juan  dice  que  la  verdad no está en tal hombre porque él no puede ver que es un pecador y  que  no  ha  alcanzado  el  lugar  de  perfección.  Sin  embargo,  muchas  personas  están  siguiendo  esa  ruta  en  su  esfuerzo  de  cerrar  la  brecha  entre ellos y un Dios santo. 

Confesar

El tercer método es confesar.Y a que no puede bajar a Dios a su nivel y no puede levantarse Ud. a Su nivel, ¿qué va a hacer Ud.? Juan nos da la alternativa:

Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad” (1 Juan 1:9).

La  palabra  “confesar”  es  del  verbo  griego  homologeo,  que  significa “decir  lo  mismo”.  Esto  es  importante.  Ud.  ha  de  decir  lo  mismo  que  dice Dios. Cuando Dios en Su Palabra dice que la cosa que Ud. hizo es pecado, ha de ponerse de lado de Dios y verlo desde ese punto de vista. Y ha de decir: “Tú tienes razón, Señor, yo digo lo mismo que Tú dices. Es pecado.”

Cuando el Señor Jesús estaba aquí, Él les lavó los pies a Sus discípulos. Él ha regresado allá ahora, pero aún lava pies porque “habiendo amado a los Suyos, Él simplemente sigue amándolos hasta el fin” (Juan 13:1). Hoy Él está ceñido con una toalla de servicio. “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad” (1 Juan 1:9). Tenemos que ir a Él para limpieza vez tras vez, diciendo: “Mira, Señor. Aquí están mis manos. Aquí están mis pies. Aquí están mis ojos. Aquí están mis oídos. Aquí está mi mente. Yo quiero andar contigo,  y  quiero  amarte,  quiero  disfrutar  de  Ti.  Quiero tener comunión contigo.”

¿Por qué no va Ud. al Señor, y simplemente ábrale su corazón y hable con Él como habla con cualquier otra persona?  Dígale sus problemas, sus pecados, sus debilidades. Confiéselo todo a Él.  Dígale a su Padre que quiere tener comunión con Él y que quiere servirle. Él ha creado una manera maravillosa para que regresemos a Él para tener compañerismo. Jesús anhela nuestra comunión.

Editado de “Cómo tener compañerismo con Dios
por Dr. J Vernon McGee

Tomado de https://www.twr.org/noticias/como-tener-companerismo-con-dios

Haga clic aquí para ver los bosquejos de A través de la Biblia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *