Un mal día

El problema de la violencia familiar
20 abril 2022
Esperar sin fe
21 abril 2022

Lectura: Lucas 23:39-43

“De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso”. v.43

En el seminario, el profesor hizo la siguiente pregunta ¿Cuándo fue su peor día y por qué? Uno a uno, cada estudiante, relataba al detalle su testimonio sobre ese día. Algunos mencionaban una enfermedad de un ser querido, errores en el trabajo que dio como resultado una perdida grande de dinero para la empresa. Todos contábamos sobre el día que fue negro para nosotros, el día que tal vez pensamos que no había esperanza y que nunca quisiéramos repetir, pero al final del mismo cada uno vio la mano de Dios obrando.

La Biblia nos narra sobre un personaje que experimentaría el día más negro de su vida al ser sentenciado por causa de sus propios delitos. Sin embargo, lo que debía ser el peor día de su vida se convirtió en el mejor. Este personaje fue el ladrón en la cruz, un hombre sentenciando a muerte, sin esperanza, sin visos de redención, sentenciando por una vida delictiva, condenado a pagar con su vida el daño causado a la sociedad.

Sin duda, el camino hacia la muerte en la cruz, la agonía de sus últimos minutos de vida, trajeron un gran temor; si lo último que se pierde es la esperanza, esto no se aplicaba para él porque estaba sentenciado. Sin embargo, en su propia sentencia encontró al hacedor de la vida. La Biblia nos dice que en plena ejecución él encontró la más grande esperanza; encontró la Salvación. El dador de la vida le prometió estar juntos en el paraíso ese mismo día. Dios es Dios de esperanza.

Eduardo Alfaro, Perú

¿En tu día más negro en quien está tu esperanza?

Meditación publicada en el libro devocional de RTM Alimento para el Alma – volumen 20, para conseguir una copia de la edición impresa visítenos en Soriano 1335 (Montevideo, Uruguay) o en su librería cristiana más cercana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *