Argumentar ignorancia

No erréis
14 mayo 2022
El compromiso
16 mayo 2022

Lectura: 1 Juan 2:18 – 29

“No os he escrito como si ignoraseis la verdad, sino porque la conocéis, y porque ninguna mentira procede de la verdad.” v.21”.

Son tiempos difíciles para distinguir entre verdad y mentira. Ni siquiera en nuestra propia mente somos, a veces, capaces de ver la diferencia entre lo que es cierto y lo que pertenece al autoengaño, al disimulo, al disfraz, o a la cosmética a que tantas veces nos entregamos como sin darnos cuenta.

Es interesante que, al ser cristianos, sin embargo, tenemos un acceso privilegiado a la verdad de las cosas como solo puede tenerlo quien no solo ve a través de sus ojos, o malinterpreta a través de sus propios sesgos, sino como quien es guiado a través del Espíritu Santo, conocedor de toda Verdad, que nos advierte, recuerda, guarda, ayuda a discernir y a separar lo precioso de lo vil.

Como conocedores de la Verdad, que es Cristo mismo, y llevados cada día hacia toda verdad si nos dejamos guiar por Su Espíritu, nuestras vidas son impactadas de manera que ya no podemos argumentar ignorancia. Nuestra antigua naturaleza nos sigue llevando hacia el autoengaño y la distorsión. Cierto; pero ahora tenemos la mente de Cristo, y nuestra mente ha de ser renovada, nuestro pensamiento transformado, puesto a sus pies para obediencia, de forma que nuestra conducta también sufra ese cambio profundo sin el cual la vida cristiana no es sino pura religión.

Ninguna mentira procede de la verdad, y ninguna vida tiene a Cristo realmente si no experimenta una transformación visible a todos los niveles. No nos engañemos. Dejémonos seducir por la luz.

Lidia Martín Torralba, España

Jesús no viene a nosotros para dejarnos intactos, sino para transformarnos.

Meditación publicada en el libro devocional de RTM Alimento para el Alma – volumen 20, para conseguir una copia de la edición impresa visítenos en Soriano 1335 (Montevideo, Uruguay) o en su librería cristiana más cercana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *