Las palabras ociosas

Parecernos a Cristo
31 diciembre 2022
La perfección es nuestra meta
3 enero 2023
Parecernos a Cristo
31 diciembre 2022
La perfección es nuestra meta
3 enero 2023

Lectura: Mateo 12:32-37

“Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado.” v.37

Al comenzar este nuevo año pensemos en las palabras que hablamos. “A las palabras se las lleva el viento” es el dicho popular intentando restar valor a la palabra hablada. El Señor dice lo contrario, que de toda palabra ociosa que digamos daremos cuenta en el día del juicio. Nos advierte acerca de las palabras descuidadas, que suelen ser muy comunes en la charla diaria.

De los diez mandamientos dos tienen que ver con las palabras. En la primer tabla de la ley que marca nuestras obligaciones para con Dios dice, “No tomarás el nombre del Señor tu Dios en vano” y en la segunda tabla referida a nuestra vida de relación ordena, “No hablarás contra tu prójimo falso testimonio”. En ambos casos se deja constancia que en nuestra relación con Dios como con el prójimo las palabras tienen que ser medidas y utilizadas con cuidado.

En el Sermón del Monte el Señor dijo que las palabras se originan en nuestro corazón: “…de la abundancia del corazón habla la boca” (Lucas 6:45). Lo que rebalsa de nuestro corazón lo expresamos por medio de las palabras; cuando hablamos ponemos en evidencia nuestro mundo interior, lo que atesoramos en nuestro corazón.

Es muy triste ver a quienes se deleitan en dar malas noticias, en perturbar, alarmar indebidamente, desparramar chismes, calumnias y murmuraciones. No se dan cuenta que lo que están manifestando es su pobreza espiritual. El Señor quiere que midamos nuestras palabras y que cada vez que abramos nuestra boca sea para levantar, corregir y edificar al prójimo.

Salvador Dellutri, Argentina

De la abundancia de tu corazón habla tu boca

Meditación publicada en el libro devocional de RTM Alimento para el Alma – volumen 20, para conseguir una copia de la edición impresa visítenos en Soriano 1335 (Montevideo, Uruguay) o en su librería cristiana más cercana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *