Y se cerró la puerta

La responsabilidad del pastor
24 abril 2023
“Mamá, ahora soy trans”
25 abril 2023
La responsabilidad del pastor
24 abril 2023
“Mamá, ahora soy trans”
25 abril 2023




LECTURA: MATEO 25:1-13
“Pero mientras ellas iban a comprar, vino el esposo; y las que estaban preparadas entraron con él a las bodas; y se cerró la puerta.” v.10


Una vez un supuesto amigo ultimaba los preparativos para una fiesta. Pasé por allí y me dije: “este es mi amigo, seguro no se opondrá si entro”. Pero cuando me vio, le dijo a un ayudante: “Por favor, ciérreme la puerta”. Y la cerró, pero conmigo afuera.
Quedarse afuera, sin participar de lo que se desea es desagradable. Muchos saben cuán desolador es cuando se cierra una puerta.
La puerta que se cierra no siempre es la manifiesta intención de otro. Suele ser el portazo que despierta a la realidad de una oportunidad perdida, de la ilusa confian­za de quien no se preparó para disfrutarla; de lo que se pierde por descuido o negligencia.
En esto las vírgenes imprudentes ilustran bien la cos­tumbre de dejar las cosas para última hora; la perplejidad de quienes no perciben cuán fugaz e impactante es ni su utilidad para ultimar detalles. Es la que inspira confianza en lo realizado, pero igual presagia la pérdida irreparable, una frustración indecible y dolorosamente justa.
Una puerta abierta es oportunidad, tiempo para en­mendar, realizar, alcanzar y hasta perdonar. Pero una puerta cerrada alude lo que no se hizo, los problemas no resueltos, dejar las cosas a medias. Lo que no hagamos ahora, no se hará en esa última hora.
Pero la puerta aún está abierta, arreglemos lo que te­nemos pendiente y, sobre todo, arreglémonos con Dios.
Recuerde, la puerta va cerrarse, ¿de qué lado estará cuando suceda? ¡Anímese!


Eduardo Padrón, Venezuela


La puerta abierta es oportunidad y salvación, aprovéchela




Meditación publicada en el libro devocional de RTM Alimento para el Alma – volumen 21. Para conseguir una copia de la edición impresa visítenos en Soriano 1335 (Montevideo, Uruguay) o en su librería cristiana más cercana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *