Guardemos el corazón

¿Ha cambiado la maternidad?
10 mayo 2023
Una mirada sensible a la discapacidad
11 mayo 2023
¿Ha cambiado la maternidad?
10 mayo 2023
Una mirada sensible a la discapacidad
11 mayo 2023




LECTURA: PROVERBIOS 4:20-27

“Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la vida”. v.23

Las sagradas escrituras, la Biblia, nos insta, nos da el mandamiento de que guardemos nuestro corazón, que cuidemos nuestra mente porque ella es la fuente de la vida de cualquier ser humano que nos circunde, comen­zando ―entre otros― por nuestro hogar, comunidad, co­legio, la Universidad.

Podemos afirmar entonces que la clave de todo radica en nuestro corazón. No lo creemos pero esa cajita donde se almacenan los pensamientos, los deseos, las intencio­nes es nuestro corazón y de cada uno depende que sean buenos, provechosos, no contaminantes. Los padres de­bemos cuidar nuestro corazón para no contaminar el en­torno. En ocasiones la familia es contaminada con nuestro vocabulario, actitudes, gestos, nuestro proceder e indis­posición de ánimo.

Por eso es importante que cuidemos la comunicación, el equilibrio, la armonía con nuestros hijos sean grandes o pequeños para que tengamos una familia saludable. No como las llamadas familias disfuncionales; porque la dis­funcionalidad no solo es cuando falta la figura de alguno de los padres en el hogar, sino cuando hay carencia de principios, valores morales y espirituales en quienes cui­dan a los hijos sea el padre, la madre, los tíos o los abue­los. Cuando alguno de ellos transmite buenos principios a los hijos, aunque la figura sea solo un padre o una madre, no será un hogar disfuncional sino de provecho; y los hijos serán también de provecho, de bien, de bendición. Serán saludables tanto para la familia como para la sociedad. Serán hijos íntegros: sinónimo de un hogar saludable por­que papá y mamá son íntegros.

Carmen Maluenga Mejías, Venezuela

Padres e hijos íntegros, hogares saludables



Meditación publicada en el libro devocional de RTM Alimento para el Alma – volumen 21. Para conseguir una copia de la edición impresa visítenos en Soriano 1335 (Montevideo, Uruguay) o en su librería cristiana más cercana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *