Un ingrediente principal

La sal de la sal
27 septiembre 2023
Instancia de perplejidad
28 septiembre 2023
La sal de la sal
27 septiembre 2023
Instancia de perplejidad
28 septiembre 2023




LECTURA: EFESIOS 4:31-32

…perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo”. v.32

La sangre es el líquido que circula por el cuerpo humano gracias al impulso del corazón. Se encarga de transportar oxigeno y todo lo necesario para que el organismo funcione en perfecta salud. Toda pequeña detención de la circulación, traerá perjuicios. Por tanto, es sin duda el ingrediente indispensable para la vida física. En Efesios 1:7 leemos que la sangre de Cristo nos limpia de todo pecado. Entendemos que el derramamiento de sangre del Hijo de Dios, es clave para reconciliarnos con nuestro Santo Padre. Jesús presentó su sangre como propiciación por nuestros pecados. Por ella podemos entrar a la presencia del Padre Santo.

Pablo, en su carta a los efesios, identifica al perdón, como principal ingrediente de vida espiritual de la iglesia. Dice que debemos perdonarnos unos a otros como Cristo nos perdona. Así como la sangre debe circular por todo el cuerpo, el perdón debe circular por todos los rincones del cuerpo de Cristo. Es que cuando perdonamos a alguien, abrimos una puerta de libertad para la persona, mientras que si le retenemos la falta, estamos levantando una muralla de separación.

En la familia de Dios, aunque haya manera de pensar diferente o carencia de buena comunicación, perdón no puede faltar. Aunque quien nos lastimó no pidió perdón o no haya sido consciente de la herida causada, debemos estar listos para perdonar. De lo contrario, corremos peligro de ser invadidos por la amargura.

Debemos procurar el perdón de Dios, aprender a perdonarnos a nosotros mismos, si fuimos el ofensor y a los que nos han dañado. Solo así, podremos ver la misericordia y el gozo del Señor.

Alicia Ituarte, Uruguay

El perdón trae paz



Meditación publicada en el libro devocional de RTM Alimento para el Alma – volumen 21. Para conseguir una copia de la edición impresa visítenos en Soriano 1335 (Montevideo, Uruguay) o en su librería cristiana más cercana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *