Lo pródigo (II)

Detalles
3 diciembre 2023
Cuando nada parece dar resultado
5 diciembre 2023
Detalles
3 diciembre 2023
Cuando nada parece dar resultado
5 diciembre 2023




LECTURA: LUCAS 15:11-32

“…y allí desperdició sus bienes viviendo perdidamente”. v.13

El mensaje del Evangelio siempre es esperanzador. Y también lo es el de esta parábola que destaca un amor sublime, una indudable misericordia y un perdón sin reparos en la conmovedora actitud del padre. Creo que es importante comprender que este hijo fue recibido nuevamente en su condición de hijo, con todos sus derechos; pero consideremos por un momento la implicancia del término “pródigo”, cuyo significado ya conocemos. Vale la pena recordarlo: “el que desperdicia y consume su hacienda en gastos inútiles, sin medida ni razón”, y “el que desprecia generosamente la vida u otra cosa estimable”. (RAE) Sí que resulta hermoso observar la generosidad del abrazo del padre. Pero, ¿qué perdió en ese tiempo el hijo que estuvo ausente? ¿Qué desperdició? ¿Qué despreció? Y propongo no pensar siquiera en términos económicos, porque esa pérdida es contable y la calculamos. Sin embargo, desperdició valores mucho más estimables que el dinero. Solo voy a mencionar algunos: Tiempo precioso, que jamás recuperaría. Su dignidad, porque el pecado le acarreó humillación. Su pureza, nunca volvería a ser el mismo, ya que las experiencias lo marcaron. Su buena conciencia, porque conoció la inmundicia del mundo. Su autoestima, dado que su pretendida independencia resultó un fracaso.

Me pongo en los zapatos de ese pródigo y lo imagino, dolorosamente, haciendo ese balance interior. Aun cuando el amor del padre cubrió su falta, lo perdonó y lo restauró a su condición de hijo, lo que perdió quedó perdido.

Si estás iniciando el camino del pródigo, detente. Todavía estás a tiempo. No esperes al final para darte cuenta de que has perdido.

Nancy Rodríguez Antivero, Uruguay

Podrás regresar, pero el precio de perderse es demasiado alto



Meditación publicada en el libro devocional de RTM Alimento para el Alma – volumen 21. Para conseguir una copia de la edición impresa visítenos en Soriano 1335 (Montevideo, Uruguay) o en su librería cristiana más cercana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *